LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

El Gobierno vasco ultima un 'contra informe' sobre los derechos humanos en Euskadi

El Ejecutivo de Ibarretxe descalificó por "tendencioso" el elaborado por el comisario europeo Enrique Gil-Robles

La vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, y los consejeros de Educación, Inaxio Oliveri, y de Interior, Javier Balza, han explicado en rueda de prensa que la decisión respone a la voluntad de elaborar una "visión real y lo más completa y fidedigna posible de la situación del País Vasco", en palabras de la vicepresidenta del Ejecutivo.

El borrador del informe ha sido analizado en la reunión que hoy ha mantenido el Ejecutivo autonómico y será remitido al Consejo de Europa y a otras instituciones comunitarias en respuesta al elaborado por Gil Robles que, según el Gobierno de Ibarretxe, tenía un carácter "sesgado" y "tendencioso" y había "invertido los términos de la realidad vasca".

Más información
Gil-Robles culpa al Gobierno vasco de no garantizar la seguridad
El Gobierno vasco califica de parcial y falto de rigor el informe de Gil-Robles
TEXTO ÍNTEGRO:: Informe de Gil Robles sobre la situación de los derechos humanos en Euskadi

En su informe, conocido a mediados del pasado mes de marzo, Gil Robles afirmaba que la violencia callejera en el País Vasco se ejerce en "un clima de impunidad casi total, debido a la pasividad" de la policía autónoma vasca (Ertzaintza) para reprimirla.

Zenarruzabeitia ha argumentado que el trabajo del comisario europeo de Derechos Humanos adolece de un "marcado carácter político", al mezclar los "planos del terrorismo y política", "invertir la realidad vasca" y "pasar casi de puntillas sobre el hecho de que la única responsable de la violencia es ETA".

Así, ha concluido que, lejos de ser un trabajo "serio y riguroso", se trata de un "relato acientífico parcial, superficial, subjetivo y unívoco de prejuicios y de opiniones que", según ha denunciado, "no se han contrastado y, sin embargo, se han elevado a la categoría de conclusiones".

"Es un informe político, que presenta una realidad sesgada, que es superficial, que parte del prejuicio porque no contrasta los hechos que relata. En consecuencia, es parcial, sesgado y tendencioso y, sus conclusiones parecen coincidir con los eslóganes de los programas del PP y del PSOE. Es un informe impropio de todo comisario europeo, y más del de Derechos Humanos", ha señalado.

Asimismo, la vicelehendakari ha recalcado que realiza una "nula aportación" a la búsqueda de caminos de solución ante "un problema tan grave, complejo y delicado como la violencia y la vulneración de los derechos humanos".

Pasividad de la Ertzaintza

Por su parte, el consejero vasco de Interior, Javier Balza, ha calificado de "injusticia absoluta" y de falsedad" la conclusión a la que llega Gil Robles en su trabajo, cuando advierte de la "pasividad de la Ertzaintza" ante la violencia callejera.

Balza ha defendido el esfuerzo que realizan los ertzainas por estar "colocados en la primera línea de defensa de la libertad" y ha censurado la actuación del comisario europeo por afirmar que los mandos de la Policía Autonómica no ordenan detenciones en este campo, sin "haber hablado directamente con ninguno de los mandos, cuando el sistema de órdenes de la Ertzaintza es de fácil comprobación".

Como defensa de la labor de los agentes, Balza ha recordado que se registra una media anual de 200 detenciones relacionadas con la violencia callejera, así como que en el último año, la Ertzaintza ha desarticulado la infraestructura de los comandos Araba y Bizkaia y de dos "taldes" integrados en el complejo Donosti.

"Si estos resultados son dignos de frivolizarse por una institución como la Comisaría de Derechos Humanos del Consejo de Europa, nos parece un tema grave", ha declarado.

Educación racista

En el mismo sentido, el titular vasco de Educación, Inaxio Oliveri, ha rechazado que el sistema educativo vasco fomente la "exclusión" y que sea "en ocasiones racista y xenófobo".

Por este motivo, ha mostrado su "rechazo más absoluto a las conclusiones del informe", aunque sí ha admitido que, "como en todo sistema educativo", se puedan dar "hechos puntuales" de estas características.

Oliveri ha asegurado que los contenidos educativos son "respetuosos" con el ámbito socio-político y ha defendido la "libertad para elegir los distintos modelos lingüísticos", al tiempo que ha querido dejar claro que "no hay ningún sistema educativo que impulse tanto como el nuestro la educación en los valores de la paz, solidaridad y convivencia".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS