Me gusta mi planeta

#LikeMyPlanet es la estrategia de Cofidis para que todos —plantilla, proveedores y clientes— contribuyan a un futuro sostenible. Con energía 100% renovable, coches híbridos y guerra al plástico, entre otras medidas

JUAN PABLO ZURDO

La sostenibilidad corporativa suele nacer de una preocupación genuina por el cambio climático, los recursos naturales y un planeta más sano que legar. Pero no basta. Para alcanzar el rendimiento previsto debe fundamentarse, además, sobre una comunicación eficaz. Empezando por un santo y seña capaz de transmitir en positivo su mensaje, de contagiar el compromiso a cuantas más personas mejor, tanto dentro como fuera de la organización.

Cofidis, uno de los mayores grupos europeos de crédito al consumo, parece lograr ese propósito con un eslogan descriptivo y a la vez emocional: #LikeMyPlanet. Para asegurar esa eficacia también importa el marco de lanzamiento, de ahí que el grupo presentase el proyecto en un evento aliado: la Semana Europea del Desarrollo Sostenible.

A partir de esos cimientos de compromiso y habilidad comunicativa, Cofidis alinea su objetivo con la descarbonización global y el Acuerdo de París: reduciendo, como mínimo, un 30% las emisiones de CO2 de una compañía con más de mil empleados en España y por encima de 5.000 en toda Europa.

“Queremos ser parte de la solución; contribuir a la protección del planeta minimizando nuestra huella de carbono y haciendo un uso responsable de los recursos, tanto de forma interna en todo el grupo como de puertas para afuera, con nuestros clientes, partners comerciales y proveedores”, explica Nora Solé, directora de Recursos Humanos y Experiencia Colaborador de Cofidis.

La sensibilidad como ciudadanos y consumidores está cambiando. La gran mayoría esperamos que las compañías se involucren en los problemas sociales y ambientales
Nora Solé, directora de RRHH de Cofidis

Para la compañía, este modelo de responsabilidad social es fundamental a todos los niveles. No basta con la implicación de una parte de la actividad y se extiende desde la visión de la cúpula a los gestos cotidianos de cada empleado o colaborador y, más allá, en la vinculación de los clientes —por ejemplo en el reciclaje de tarjetas de crédito Cofidis— y de proveedores seleccionados por su comportamiento medioambiental. Para que funcione la cadena no pueden faltar eslabones. “El cambio profundo se logra sumando esos miles de pequeños gestos del día a día”.

Esa red de compromisos individuales y corporativos explica #LikeMyPlanet. “Es la forma de generar a través del negocio un impacto positivo en nuestro entorno. Se trata de un movimiento colectivo e internacional. Todas las filiales del grupo trabajamos coordinadamente porque la sostenibilidad no es asunto de un país o de una sociedad; es un reto que queremos asumir como empresa y como ciudadanos del mundo”, añade.

Energías renovables

Por todo ello, entre sus pilares destaca la electricidad consumida por la organización. Cofidis ha cambiado de proveedor para convertirse en una empresa con energía 100% renovable. Crucial si tenemos en cuenta que la principal huella de carbono en el sector energético procede de la generación en plantas de carbón, de fuel más gas y ciclo combinado.

Solo con ese movimiento la compañía calcula un ahorro de 535 toneladas de CO2 cada año. Cifra que aumentará cuando en 2022 integre toda su flota española con vehículos híbridos. Hoy ya lo es al 50%.

Más gestos cotidianos a la par que estratégicos: guerra al plástico de vasos y bolsas. El 5 de octubre la sede de Cofidis estrenó comedor (Cuina Sana, que sirve desayunos y menús en recipientes de cerámica), nuevas máquinas vending con paletinas de madera y vasos compostables (además de cafés de comercio justo y cultivo ecológico), así como dispensadores de agua que vierten directamente en la taza de cada empleado para ahorrar 2.000 botellas de plástico al mes, equivalentes a la emisión de 270 kilos de CO2.

Donde se suceden más gestos sostenibles no es en los minutos de una pausa para un capuchino, sino en los mensajes que se envían a los clientes. La compañía digitaliza vía mails y SMS las comunicaciones con ellos y solo entre septiembre de 2019 y septiembre de 2020 ha evitado consumir casi 56 toneladas de papel y ahorrar a la atmósfera 103.000 toneladas de CO2. Antes de enfilar ese objetivo, la correspondencia en papel aún representaba el 28% del total; hoy se cifra en un 7% y sigue bajando.

La vocación divulgativa de Cofidis incorpora iniciativas complementarias como el blog ViveMásVidas sobre vida saludable y gestión financiera, que aconseja a sus clientes prácticas sostenibles en consumo, movilidad y en su relación con el entorno en general, incluidas acciones solidarias de la compañía.

La digitalización de las comunicaciones ha evitado consumir 56 toneladas de papel en un solo año

#LikeMyPlanet solapa beneficios tangibles e intangibles. Entre ellos, su proyección continúa. Alcanzar metas no supone el final del trayecto sino una plataforma para fijar metas mayores. El orgullo de pertenencia y la cohesión de la plantilla aumentan al colaborar con una causa de bien común. También la reputación corporativa ante sus clientes y la sociedad.

“Numerosos estudios confirman que nuestra sensibilidad como ciudadanos y consumidores —concluye Nora Solé— está cambiando y una gran mayoría esperamos que las compañías se involucren en los problemas sociales. Cada vez más consumidores prefieren relacionarse con marcas que realicen estas acciones con responsabilidad social y medioambiental”.

Más información