Cómo la tecnología puede facilitar la vuelta a las aulas

'Startups' y grandes empresas colaboran a contrarreloj para desarrollar soluciones que mejoren la seguridad en el retorno a la educación presencial

Naeblys / Getty Images/iStockphoto

La educación de muchos niños y niñas está en suspenso. El confinamiento ha obstaculizado o detenido la vida de colegios y universidades. Un parón que ya deja una huella profunda en niños, padres y profesores. La conciliación, el estado anímico de los implicados y la abrupta adaptación de los docentes a la situación son algunos de los aspectos que preocupan a los expertos. Uno brilla con luz propia: la brecha digital, que hoy dice que uno de cada tres alumnos se descuelga de la educación al no tener ordenador o Internet en casa, según estima CC OO.

“El impacto ha sido sistémico y mundial. Si no solucionamos este problema del retorno de los niños al aula, estaremos influyendo en otros muchos aspectos de nuestras vidas”, afirma Mercedes Borbolla, directora de la Fundación Prosegur, que desarrolla múltiples proyectos educativos en España y Latinoamérica. En este contexto, el buen uso tecnológico puede combatir una vez más las trabas de la pandemia. Prueba de ello son el teletrabajo o la digitalización del comercio, sistemas que han evitado la parálisis de la sociedad. “La tecnología nos puede ayudar a recuperar el elemento que nos hace más humanos: contacto e interacción con los demás”, sentencia Borbolla. “Educar es más que instruir y lo presencial es insustituible”.

Un reto exprés para el ecosistema ‘startup’

Si la tecnología y las empresas ya han logrado mejorar la esfera laboral durante la pandemia, también hay hueco para el emprendimiento en el desafío de la vuelta a las aulas. Startups y grandes compañías colaboran para idear soluciones a contrarreloj, con la meta de septiembre en el horizonte. Al ecosistema se le abre una nueva oportunidad para exprimir el ingenio. Por ejemplo, Prosegur y su Fundación han lanzado un reto en el que, hasta el próximo 6 de julio, startups y emprendedores podrán presentar tecnologías y sistemas que faciliten el retorno a los espacios educativos.

“Lo hacemos tan rápido porque necesitamos que las soluciones se puedan aplicar en septiembre”, detalla Carolina García, manager de Innovación Abierta de Prosegur. “Buscamos startups que tengan un mínimo producto viable y que no requiera muchísimo desarrollo. Que tengan capacidad de escalabilidad y replicabilidad”.

Las soluciones presentadas pueden apuntar a cualquier espacio educativo y a estudiantes de cualquier edad. García da algunas claves sobre por dónde pueden ir los tiros: “En colegios, las soluciones irán más orientadas a la propia infraestructura, desplegadas en el entorno físico”, explica. “En universidades y escuelas de negocios se puede ir pensando en wearables, móviles... algo que lleve el usuario encima, más adulto y con más dominio tecnológico”.

El ganador del reto, que se anunciará el próximo 16 de julio, realizará un piloto junto a Prosegur para demostrar que su tecnología es funcional. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Comunidad de Madrid, las entidades South Summit y La Salle, y las fundaciones Empieza por Educar, Ashoka, Créate, Scientia y el Comité Español de los Colegios del Mundo Unido.

Archivado En: