ESPECIAL PUBLICIDAD
Contenido patrocinado por una marca

Cursos gratuitos para emprender y encontrar empleo: así funciona el PICE

La Cámara de Comercio de España impulsa el acceso de menores de 29 años al mercado laboral a través del Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE), que cuenta con una amplia oferta de cursos de formación. Gracias a este plan, jóvenes como Esther Moreno han cumplido su sueño. Esta es su historia

Esther Moreno puso en marcha su propio negocio de cejas y maquillaje gracias a los conocimientos que adquirió tras acudir al PICE de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.
Esther Moreno puso en marcha su propio negocio de cejas y maquillaje gracias a los conocimientos que adquirió tras acudir al PICE de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

Encontrar trabajo nunca ha sido sencillo. Lo saben bien los jóvenes, cuya incorporación al mercado laboral es uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestro país. España es el miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con las cifras más altas de paro entre menores de 25 años, un 30,6% en diciembre de 2021, casi el triple del 11,5% que hay como media en la OCDE. El dato demuestra la gravedad de un problema que se ha agudizado en los dos últimos años, a raíz de la crisis provocada por la covid-19. Pese a todo, existen numerosas iniciativas encaminadas a ayudar a este colectivo y dotarle de las herramientas y habilidades necesarias que exigen las empresas.

Un buen ejemplo es el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE), impulsado por la Cámara de Comercio de España. Su objetivo es apoyar a jóvenes de entre 16 y 29 años que quieren completar su formación para mejorar su perfil profesional y acceder a un empleo. Lo sabe bien Esther Moreno, una tinerfeña de 33 años que, en 2018, recaló en el PICE casi de casualidad. Aquella visita le cambió la vida, ya que pocos meses después, gracias a los conocimientos que adquirió en el programa, puso en marcha su propio negocio, el estudio de cejas y maquillaje Esther Cambell. Hoy, esta joven emprendedora ya cuenta con dos salones de belleza. “Desde que tenía 21 años soñaba con esto”, admite.

Su formación empezó en Madrid, en reconocidas escuelas de maquillaje y estilismo de peluquería. Enseguida comenzó a trabajar para eventos, publicidad y novias. Apasionada de la moda, se especializó en maquillaje y más adelante cursó un máster en esta especialidad. Años después se instaló en París y Burdeos, donde continuó con sus estudios y su trabajo en reconocidas firmas cosméticas.

Emprender es, ante todo, dedicación y disciplina. El curso me abrió los ojos y me ayudó a ver como fácil algo que a casi todo el mundo le da miedo. ¡Y el miedo, paraliza!
Esther Moreno, participante en el PICE

De regreso a España, la casualidad hizo que volviera a su isla natal, con la ilusión de abrir su empresa. Pero, ¿cómo emprender con 1.500 euros ahorrados? Lejos de tirar la toalla, Esther se dirigió a la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. Corría el mes de abril de 2018. Allí preguntó cómo podía comenzar un plan de negocio que fuera viable. “Me preguntaron mi edad en ventanilla. En aquel momento tenía 29 años, me dijeron que me acercase a la planta del PICE, y allá que fui”, recuerda.

Apenas un mes después, y tras pasar por orientación laboral, completó el curso de Habilidades para la empleabilidad, donde recibió numerosos consejos muy útiles para aclarar sus ideas. “Me ayudaron a ver el lado positivo de los fracasos y me animaron a apoyarme en ellos siempre que tuviera problemas”, admite. Aún hoy se dirige con cariño y agradecimiento a uno de los especialistas del PICE que la animó desde el primer minuto, Xuancar González. “Creyó en mí cuando ni yo misma lo hacía”, añade. Fue un mes intenso de clases muy prácticas y amenas, en las que los alumnos se retroalimentaron de ideas que iban y venían, con un claustro de profesores implicados al máximo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En junio, Esther dio un paso más en su formación y se inscribió en un curso específico de Emprendimiento, donde aprendió a relacionarse con otros sectores. “Nos enseñaron que todos éramos valiosos para llevar cualquier tipo de negocio y que tienes que relacionarte para que des con el mejor equipo posible y que tu proyecto sea lo más completo”, resume. Porque emprender, sostiene Esther, ni es tan difícil ni es cosa de magia. “Se trata, ante todo, de dedicación y disciplina. El curso me abrió los ojos y me ayudó a ver como fácil algo que a casi todo el mundo le da miedo. ¡Y el miedo, paraliza!”, advierte. En cuestión de pocos días, los responsables del PICE ayudaron a Esther a elaborar el plan de viabilidad de su propio negocio. Su colaboración fue decisiva para que el banco confiara en ella y le concediera el crédito necesario para dar forma al sueño de su vida.

Actualmente, Esther es colaboradora del programa: imparte cursos, y su centro ya ha contratado a dos personas a través de la Camara de Comercio.
Actualmente, Esther es colaboradora del programa: imparte cursos, y su centro ya ha contratado a dos personas a través de la Camara de Comercio.

“El saber no ocupa lugar”

Con su estudio de belleza ya en marcha, esta joven decidió ayudar a otras chicas que, como ella, se habían acercado a los cursos de formación del PICE. Su empresa se convirtió en colaboradora del programa y Esther empezó a acoger en su negocio a alumnas de formación en maquillaje social. Desde hace dos años, ofrece su experiencia como emprendedora y comparte una masterclass sobre maquillaje y diseño de cejas. Unas charlas motivacionales que han servido para ofrecer seguridad y confianza a jóvenes que dan sus primeros pasos en el mundo de la estética y el maquillaje.

El contacto con ellas es muy estrecho, y muchas aún mantienen la relación con Esther. “Cuando llegaron al PICE, algunas de las chicas creían que simplemente era un sitio donde pasar el rato y pronto descubrieron que es la base para empezar una nueva vida”, afirma. Porque los cursos organizados por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife aportan, además de conocimientos y nuevas habilidades, un diploma que acredita las horas invertidas en las clases, y que abre posibilidades a la hora de recibir y encontrar ofertas laborales.

El Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE), impulsado por la Cámara de Comercio de España, tiene como objetivo apoyar a jóvenes de entre 16 y 29 años que quieren completar su formación para mejorar su perfil profesional y acceder a un empleo

La relación y la confianza que se ha establecido entre Esther y el PICE es total. Desde hace un año, imparte, como empresaria y formadora, el curso específico Técnicas de maquillaje profesional y estilismo. Y ya ha contratado a dos personas que ha incorporado en plantilla a través de este programa de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. Tras cuatro años de colaboración, anima a los jóvenes a acercarse a esta institución y a perder el miedo a inscribirse en los cursos de formación. “Aprenderán cosas preciosas de sí mismos y se sorprenderán gratamente, porque el saber no ocupa lugar”, remacha.

La historia de Esther Moreno demuestra cómo el tesón, la formación y las ganas constantes de aprender permiten encontrar ese empleo soñado. Y ahí la Cámara de Comercio aporta sus años de experiencia y el conocimiento del mercado laboral, a través de cursos y formaciones adaptados a todos los sectores y a cualquier franja de edad, con programas específicos para los más jóvenes, uno de los eslabones más débiles en el mercado de trabajo.

Formación para impulsar la inserción laboral

Impulsado por la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España, el Programa Integral de Cualificación y Empleo (PICE) se enmarca dentro del Sistema Nacional de Garantía Juvenil del Ministerio de Trabajo y Economía Social, financiado a través del Fondo Social Europeo. Mediante la prestación de un servicio de guía y acompañamiento a través de un proceso formativo que favorezca la inserción laboral, el PICE pone en contacto, a través de la red de Cámaras de Comercio adscritas, a los jóvenes menores de 30 años que buscan empleo con las empresas de cada demarcación geográfica que necesitan cubrir puestos de trabajo. 

El PICE consta, por un lado, del Plan de Capacitación: este itinerario formativo completo se realiza de forma presencial en las Cámaras de Comercio, y dota a los alumnos de las herramientas necesarias para mejorar sus oportunidades de empleo. Por su parte, el Plan de Movilidad ayuda a los jóvenes a realizar prácticas en el extranjero, disfrutar de estancias en países de toda la Unión Europea o a beneficiarse de ayudas y becas para completar su formación académica y profesional.

Archivado En