Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco que abrió en 2.000 municipios de España

Con el 90% de su red operativa, CaixaBank ha garantizado los servicios esenciales e impulsado un plan para proteger a empleados y clientes

Durante el confinamiento causado por la covid-19, todo ciudadano que necesitó efectivo pudo acercarse a un cajero, tocar la pantalla táctil y, con alivio, ver cómo salía por la ranura. También cualquiera pudo pagar sus recibos o informarse de las condiciones de un préstamo en una sucursal bancaria. Acciones pequeñas pero esenciales que fueron posibles gracias a entidades bancarias como CaixaBank, que durante la pandemia funcionaron prácticamente a pleno rendimiento.

En un intento por aliviar los daños de una crisis con tantas vertientes, la entidad ha puesto en marcha medidas dirigidas a los actores sociales y económicos del país: autónomos, pymes, familias, comercios, mayores, inquilinos, parados a causa de la recesión.

Garantizar las operaciones básicas

Con la mitad de su plantilla trabajando de manera remota y la otra mitad in situ, el banco ha mantenido el 97% de su actividad en los más de 2.000 municipios por los que se extiende. En las sucursales, acondicionadas según las medidas que dictan las autoridades sanitarias, hoy se puede hacer cualquier gestión imprescindible.

Para aquellos que quieran operar de forma remota, el servicio telemático CaixaBankNow permite tramitar todo lo esencial. Basta con entrar vía web o descargarse la app de CaixaBank en un dispositivo móvil. El uso de este servicio creció un 25% los primeros tres meses del año. En paralelo, según la entidad, la afluencia de clientes a las sucursales disminuyó un 75% en el mes de abril.

Apoyo para los agentes económicos

Fruterías, tiendas de ropa, perfumerías, panaderías, grandes almacenes, papelerías... Grandes y pequeños, son muchos los negocios ralentizados y lastrados por la crisis. Los costes fijos de la reapertura, las pocas garantías de recuperar esa inversión o los stocks que se acumulan sin aparente salida abocan a los agentes económicos a situaciones difíciles. Para paliar este retroceso, CaixaBank ha facilitado créditos por 14.000 millones para el sector empresarial. Al pequeño comercio se dirige un plan con financiación específica, bonificación en el uso de TPV y un software de comercio electrónico para relanzar las ventas a distancia.

A ello se suman las líneas ICO-Covid-19. Hasta mediados de mayo, la entidad tramitó más de 143.000 solicitudes por un valor superior a los 12.000 millones de euros.

Un paraguas contra el desempleo

El golpe económico del coronavirus deja cada día nuevas quiebras y provoca ERTE que arrojan a muchos trabajadores a situaciones precarias. Como consecuencia, las economías familiares se desequilibran. A aquellas personas que se hayan quedado sin trabajo o afectadas por un expediente de regulación de empleo, CaixaBank les condona el alquiler de las viviendas de su propiedad. Según el banco, más de 4.300 familias se han acogido a esta ayuda desde que se decretó el estado de alarma.

Para los ciudadanos que estén pagando una hipoteca, la entidad aplaza hasta un máximo de un año la amortización del capital siempre que se trate de su primera vivienda. Hasta el 23 de abril, 147.000 clientes solicitaron algún tipo de moratoria de hipoteca o de consumo. La entidad ha anunciado un adelanto de siete días en el pago de las prestaciones por paro a sus clientes durante el estado de alarma.

Los más mayores y los más vulnerables

Durante una mañana prepandemia era fácil ver un goteo de ciudadanos jubilados que se acercaban a la sucursal bancaria para cobrar su pensión. Debido a las restricciones de movilidad, encaminadas a contener el contagio, la imagen escasea estos días. Por ello, para respetar estas medidas sanitarias y salvaguardar la salud de los más mayores, CaixaBank ha adelantado 10 días el pago de las pensiones, durante estos meses, además de priorizar la atención a las personas con más de 65 años.

La entidad no devolverá los recibos básicos (luz, agua, gas) a los 1,8 millones de pensionistas que tiene entre su clientela. También ha ampliado el plazo para realizar algunas operaciones hasta ahora exclusivamente presenciales, como por ejemplo el control de vivencia, y fomentará un sistema de citas previas para minimizar el tiempo de exposición física.

Alimentos en tiempos de escasez

Las peticiones de alimentos a entidades sociales se han multiplicado por cuatro durante la pandemia. Para combatir este recrudecimiento de la pobreza urbana, la Fundación La Caixa y CaixaBank han puesto en marcha el programa Ningún hogar sin alimentos para hacer acopio de estos y de bienes de primera necesidad. Hasta el momento ha recaudado más de dos millones de euros destinados a los 54 bancos de alimentos que agrupa la Federación Española de Bancos de Alimentos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete