Unión Europea

Dirigentes de grandes empresas europeas apoyan las medidas anticrisis de Bruselas

Un total de 57 compañías apoyan los objetivos de transición energética y transformación digital e industrial diseñados por la UE

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, y el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, firmantes del manifiesto de la ERT.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, y el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, firmantes del manifiesto de la ERT.Emilio Naranjo

Un total de 57 dirigentes empresariales de grandes compañías industriales y tecnológicas de Europa han emitido una declaración de apoyo a una Europa climáticamente neutra en 2050 y al objetivo de reducción neta de las emisiones de gases de efecto invernadero del 55% para 2030, con motivo del quinto aniversario de la declaración de París y la cumbre que comienza este viernes en Bruselas sobre los fondos de recuperación. Los dirigentes, que forman parte de la European Round Table for Industry (ERT) y entre los que figuran Ferrovial, Iberdrola, Inditex y Telefónica, se alinean así con la UE en una semana crítica por los vetos de Hungría y Polonia.

A través del documento Aprovechar al máximo el liderazgo de Europa en materia climática (resultado de intercambios entre empresas que operan en sectores como energía, construcción, gas, química, metalurgia, petróleo, embalaje, telecomunicaciones y tecnología), los ejecutivos se comprometen a apoyar los citados objetivos y un marco normativo propicio para garantizar la competitividad, la transformación industrial y una política energética igualmente ambiciosa diseñada para garantizar la seguridad energética a largo plazo y a precios asequibles. “Ha llegado la hora de la verdad para abordar el desafío que representa el cambio climático, lo que requiere una colaboración sólida y considerable entre los Gobiernos, la sociedad, la industria y la comunidad empresarial en general”, subraya Dimitri Papalexopoulos, presidente del Comité de Transición Energética y Cambio Climático de la ERT, también presidente de Titan Cement.

Pero lograr las transiciones verde y digital, la alineación de los ejes principales de la política energética y la competitividad industrial supondrá un intenso calendario legislativo para 2021. Por eso, para la ERT es clave utilizar los fondos de recuperación de la UE para fomentar la transición hacia la neutralidad climática, la economía digital y la economía circular. Asimismo, es preciso establecer un precio del carbono para incentivar que todos los agentes a lo largo de la cadena de valor reduzcan sus emisiones, incluyendo el análisis de las especificidades sectoriales y la definición, para cada sector de la economía, de la forma más eficaz. También consideran fundamental disponer de energía suficiente y limpia a un coste competitivo para lograr el éxito de la transición verde.

A ello añaden que las soluciones digitales son indispensables para lograr el progreso hacia los objetivos del Pacto Verde. A su juicio, contribuyen a la distribución inteligente de la energía, a las soluciones avanzadas de movilidad y permiten el seguimiento y la supervisión de las emisiones de carbono. “Dado que Europa se está quedando rezagada en el desarrollo digital y en la conectividad de alta velocidad, se necesita un Acuerdo Digital para Europa y se le debe dar la misma atención y peso estratégico, para asegurar que las transiciones paralelas se produzcan en tándem”, sentencian.

En ese sentido, reclaman a las autoridades que den ejemplo correcto aprovechando su poder de contratación pública. “Una transición a tiempo es posible si ponemos en marcha políticas centradas en áreas de crecimiento de gran impacto que promuevan la neutralidad climática, como por ejemplo la eficiencia energética, la renovación de edificios, las energías renovables, el gas no contaminante, el hidrógeno, el almacenamiento de energía y la movilidad sostenible, así como las infraestructuras, aptitudes, capacidades, mercados y empresas que los respaldan”, dice el documento.

Papalexopoulos destaca que “el Pacto Verde puede fortalecer el lugar de Europa en el mundo, ya que su liderazgo es capaz de catalizar una respuesta mundial más coordinada al desafío climático, y muestra lo que puede lograrse cuando los diferentes pilares de una economía trabajan juntos hacia un objetivo común. También presenta desafíos singulares que deben abordarse para que la sociedad y la industria superen con éxito la transición a una economía climáticamente neutra”.

Lo más visto en...

Top 50