Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contenido Patrocinado

Solidaridad, la mejor medicina

Cinfa celebra su quincuagésimo cumpleaños premiando el esfuerzo y la apuesta por la vida de las personas que conviven diariamente con la enfermedad. La campaña Cinfa: Contigo, 50 y más permitirá poner en marcha medio centenar de proyectos de asociaciones de pacientes de toda España.

Solidaridad, la mejor medicina

No hay mejor medicina para enfrentarse a una enfermedad que la solidaridad. España es un país solidario. En la empresa farmacéutica Cinfa lo saben, y para celebrar su quincuagésimo aniversario (nacieron en 1969) decidieron arrancar un proyecto de esos que ponen a las personas en el centro de todo. Crearon una campaña, Cinfa: Contigo, 50 y más, en la que no solo han dado 5.000 euros a los 50 planes que más apoyos han conseguido en una votación abierta durante cuatro meses. También han dado visibilidad a las entidades que trabajan para mejorar la vida de los pacientes y de los familiares que los apoyan día a día.

“Desde el principio tuvimos claro que lo fundamental era que nuestra aportación a la asociación redundara directamente en el paciente o en sus familiares cuidadores”, explica Enrique Ordieres, presidente de Cinfa, al recordar los orígenes de un proyecto que califica de “emocionante”.

Una ambulancia para llevar a enfermos terminales a cumplir su último deseo; programas de comunicación aumentativa con sus respectivas tabletas; una terapia completa para enfermos de esclerosis múltiple; musicoterapia para niños o clases de yoga y sesiones de mindfulness para mujeres con cáncer de mama son solo cinco de los 50 objetivos concretos conseguidos con una campaña a la que se presentaron más de 600 asociaciones de pacientes de las 1.836 que hay en España.

“Tenemos claro que la aportación de Cinfa debe redundar siempre en beneficio del paciente o en el de sus familiares cuidadores”, indica Enrique Ordieres, presidente de la farmacéutica.

Esos 5.000 euros han sido aprovechados en Lugo por la asociación SOMOS Unidos por el Cáncer  para preparar y adaptar una ambulancia de segunda mano que han comprado para hacer real lo imposible. Llevar a un enfermo terminal a consumar su sueño: “Ver por primera vez el mar, ir a un partido de su equipo favorito, el Barça, o a un campeonato de motos”, cuenta José Manuel Vázquez, presidente de la asociación.

Una fecha para la alegría

El 30 de noviembre es el día elegido para presentar esta ambulancia tan especial. Dará servicio a toda Galicia, a la comarca leonesa del Bierzo y al occidente de Asturias.

En la Asociación Mowat Wilson, de Madrid, usarán ese dinero para afrontar la compra de 25 tabletas con un programa de comunicación aumentativa destinado a los niños que sufren este síndrome (discapacidad intelectual, epilepsia y otros síntomas) puedan mejorar su capacidad de interactuar. “Estamos tratando con la empresa Eneso la compra de su programa Verbo,” apunta Teresa Rojo, la presidenta de la asociación, que cuenta con apenas 30 socios.

Solidaridad, la mejor medicina

El tamaño reducido en cuanto a número de miembros es uno de los rasgos más llamativos de unas comunidades a las que Cinfa ha dado también “visibilidad” para crecer en número de socios. El presidente de la compañía destaca de ellas “el importante grado de implicación que han tenido” para lograr los votos.

Si hablamos de implicación, hay que viajar a la ciudad de Teruel. Allí hay poca gente que no conozca el caso de Martina, una niña de tres años con síndrome de Angelman, un trastorno genético que causa discapacidades en el desarrollo y problemas neurológicos, entre otros síntomas. Sus progenitores han desplegado todo tipo de iniciativas para dar a conocer el caso de su hija, y en palabras de su padre, David Utrillas, “para ayudar a otros niños y devolver todo el apoyo que nos han dado”. Es otro de los 50 proyectos elegidos. En su caso, apoyar con musicoterapia a los niños ingresados en cuidados paliativos o en estancias largas en el hospital Obispo Polanco de Teruel.

Otro buen ejemplo es Rosae, una pequeña asociación de mujeres afectadas por cáncer de mama en la localidad de Valdepeñas (Ciudad Real). “Planificamos desde el primer día la estrategia, hicimos un vídeo, publicaciones” y los pusieron en las redes sociales, recuerda ahora su presidenta, María Luisa Villafranca. “Nos hemos puesto muy pesados, pero era muy importante para nosotras conseguirlo”, añade. Ese esfuerzo ha tenido premio y lo han convertido en grupos de yoga y de mindfulness con los que refuerzan y sostienen a las mujeres que sufren cáncer de mama.

Labor de acompañamiento

“Hay cosas que no puede hacer la francamente buena sanidad pública o privada que tenemos”, señala Ordieres. Se refiere a esa labor de “acompañamiento, de compartir situaciones” que, en su opinión, solo está al alcance de “las personas” que integran estos grupos y que “hacen muchos sacrificios”.

Como los que asumen también los enfermos de esclerosis múltiple y sus familias, que en muchas ocasiones se enfrentan a tratamientos paliativos muy caros. Entran entonces en juego asociaciones como la de Esclerosis Múltiple de Collado Villalba, para ayudarlos con programas completos y asequibles con los que se mejora su calidad de vida.

Cinfa ha contribuido a dar visibilidad a pequeñas entidades de pacientes de toda España. 

Un total de 45 personas con esta enfermedad van a poder seguir disfrutando de ellos gracias al proyecto presentado a la campaña de Cinfa para ofrecerles una terapia completa. Esta cubre, según explica Arantxa Rincón, la trabajadora social que la coordina, la orientación e información, el logopeda, la terapia ocupacional, un psicólogo y dos fisioterapeutas.

De esta forma, podrán seguir atendiendo “unos tratamientos para mantener las capacidades” de los enfermos que lo necesiten, como concluye su directora, Marta Jiménez.

Cambiando un poco el mundo

Solidaridad, la mejor medicina

La filosofía suena sencilla: con un pequeño gesto se pueden alcanzar grandes metas. A partir de ella, Cinfa impulsó hace siete años un proyecto denominado Teaming. Se trataba de que cada trabajador, de forma voluntaria, aportara un euro mensual de su nómina a un fondo común. Después, la compañía se encargaba de multiplicar por dos la cantidad recaudada para, con ese dinero, financiar proyectos sociales presentados y votados por los propios trabajadores.

En estos años se han invertido 200.000 euros en 60 proyectos que han mejorado la vida de muchas personas y de sus familiares. Gran parte de esta idea se ha aplicado a la campaña Cinfa: Contigo, 50 y más, pero ampliando el foco y el impacto.

Ambas iniciativas tienen un origen y un desarrollo muy similares. Personas con problemas parecidos se unen para prestarse ayuda. Después buscan fondos para investigar terapias que eliminen o al menos palíen los síntomas de sus familiares afectados.

En el caso de Cinfa: Contigo, 50 y más, hay proyectos presentados de toda índole: contra el cáncer infantil en todas sus formas, la esclerosis, el párkinson o patologías del corazón. También para lograr remedios eficaces contra un amplio abanico de enfermedades raras o, simplemente, para acompañar o dar cobertura psicológica a los afectados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >