Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida de importaciones dispara el déficit comercial el primer semestre

La brecha entre compras y ventas al exterior aumenta un 31,5% entre enero y junio pese a la subida de las exportaciones

Vista general del puerto Bahía de Algeciras.
Vista general del puerto Bahía de Algeciras.

Los años de crisis y el petróleo barato llevaron a España a reducir la factura de las importaciones y a las empresas a lanzarse a vender al exterior. Eso redujo el déficit comercial al mínimo e incluso se convirtió en superávil algún mes (en marzo de 2013, por primera vez, con 635 millones). Sin embargo, con la recuperación económica las importaciones se han recuperado paulatinamente y, sobre todo, la subida del petróleo ha vuelto a elevar la factura. Como resultado, aunque las ventas sigan al alza, el déficit comercial, la brecha entre lo que sale y lo que entra en España, se dispara: creció el 31,5% en el primer semestre del año, hasta los 14.585 millones de euros. En 2017 ya ocurrió algo similar y el año terminó con una subida del déficit del 31,9%.

La subida de importaciones dispara el déficit comercial el primer semestre

En concreto, entre enero y junio las exportaciones españolas de mercancías se situaron en 144.916 millones de euros, un 2,9% más que en el mismo periodo de 2017. Por su parte, las importaciones subieron a mayor ritmo, un 5%, hasta los 159.502 millones de euros. Así, la diferencia entre unas y otras arroja un déficit comercial de 14.585 millones de euros, frente a los más de 11.000 millones del año anterior.

La culpa no solo la tiene el petróleo, aunque es sin duda el principal catalizador del déficit comercial. El saldo no energético (es decir, sin contar las compras de productos energéticos del exterior, de los que España es muy dependiente) arrojó un déficit de 2.348 millones de euros, que contrasta con el superávit de 262 millones de euros del acumulado hasta junio de 2017, y el déficit energético aumentó un 7,8%, hasta los 12.237 millones de euros (déficit de 11.351 millones en enero-junio de 2017).

Así, entre lo que España importa más, y sobre todo más caro, destaca la energía en el primer semestre: las compras al exterior de productos energéticos incluso descendieron en volumen, un 1,9%, pero en precio de esa carga importada supone una subida del 9,1%, porque según destaca el Ministerio de Industria, el coste subió más 11,2%. En cuanto al resto de compras no energéticas, subieron un 4,3%, en parte porque compramos más en volumen (2,9%) pero también porque se compra más caro, lo que arroja un aumento en precio del 4,3%. España adquiere más productos químicos y más componentes y coches.

La tendencia de más compras que ventas, además, parece ser sólida: si se mira solo el mes de junio, las exportaciones españolas de mercancías crecieron un 3,1% mientras las importaciones se incrementaron un 7,7%. Como resultado, en junio de 2018 se registró un déficit de 2.448 millones de euros, frente a los 1.259 millones de euros en el mismo mes de 2017.

El Club de Exportadores e Inversores Españoles, una asociación multisectorialque agrupa a grandes empresas exportadoras en España, ha recibido las cifras con preocupación. "Que las exportaciones hayan aumentado un 2,9% implica que crecen en línea con el conjunto del PIB, de manera que ya no constituyen uno de los principales motores de la economía española", ha explicado su presidente, Antonio Bonet, en un comunicado. "Son necesarias medidas de carácter estructural para aumentar el tamaño medio de las pymes, así como una adaptación de los instrumentos públicos de apoyo a la internacionalización. Todo ello requiere políticas de Estado", ha solicitado.

Ventas más lentas, compras más potentes

España sigue elevando sus exportaciones en el primer semestre, pero la subida del 2,9% entre enero y junio es floja, si se compara con periodos anteriores y si se pone frente al resto de la UE. Así, tal y como señala el Ministerio de Industria, en el conjunto de la zona euro  crecen el 4,2% interanual y en la Unión Europea, el 4,1%. La evolución es similar a la de Francia (3,1%) aunque inferior a Alemania (4% interanual), Italia (3,7%), y Reino Unido (4,5%). Así mismo, aumentaron las exportaciones de EE UU (9,6%), China (11,9%) y Japón (6,2%).

Además, las importaciones en España se incrementaron en todos los sectores excepto en manufacturas de consumo (10,9% del total) que cayeron un 2% interanual. Las importaciones de bienes de equipo (es lo que más importa España, con el 20,7% del total) se incrementaron un 1,8% interanual; las de productos químicos subieron un 6,8%; las de productos energéticos ascendieron un 9,1%; y las del sector automóvil crecieron un 7%.

Por destino de las exportaciones, las que España las elevó hacia los socios de la UE —las más numerosas y responsables de casi 7 de cada diez ventas—, un 2,8%. Mientras, las que van fuera de la UE se incrementaron el 1,9%.