Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMC limita a Renfe para que no pueda arrebatar los maquinistas a sus rivales

El regulador constata que la empresa pública contrató entre 2015 y 2016 el 30% de los conductores de las empresas privadas ferroviarias de mercancías

Un tren de mercancías de Renfe.
Un tren de mercancías de Renfe.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una serie de condiciones a Renfe en la contratación de maquinistas para impedir que deje sin conductores a sus empresas competidoras como ha ocurrido en las últimas convocatorias de la empresa pública entre 2015 y 2016.

El regulador constata en su resolución que Renfe arrebató a las empresas ferroviarias competidoras en el transporte de mercancías (Comsa, Cotinental, Transfesa y Logitren, entre otras) una media del 30% de sus plantillas, aunque superaron el 80% en el caso de dos empresas y se situó entre el 30% y el 45% en tres empresas, incluyendo dos de las de mayor tamaño.

Las empresas pertenecientes al grupo Renfe contaban, a finales de 2016, con más de 5.000 maquinistas frente a los 187 de las empresas ferroviarias alternativas. Esto supone que más del 96% de los maquinistas en activo en España estaban contratados por la compañía pública.

Condiciones de contratación

Por ello, la CNMC impone a Renfe el deber de informar con antelación de sus planes de contratación de maquinistas y tendrá que ofrecer un servicio mayorista de tracción a las empresas competidoras que hayan perdido a más del 20% de su plantilla de conductores como consecuencia de las convocatorias del operador público.

El operador público deberá comunicar anualmente, antes del 31 de enero, a las empresas ferroviarias, centros de formación y a la propia CNMC su estimación sobre las necesidades de maquinistas, incluyendo posibles programas de formación, para un periodo mínimo de dos años. Además, deberá garantizar que en sus convocatorias de personal de conducción el plazo entre su publicación y el primer examen o prueba sea de, al menos, tres meses.

Por último, Renfe deberá ofrecer, durante tres meses -a contar desde la contratación del primer maquinista de cada empresa afectada- un servicio mayorista de tracción a las compañías que hayan perdido a más del 20 % de su plantilla de conductores.

Denuncia de las empresas

La Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), que representa a la mayoría de los competidores de Renfe en el mercado de mercancías, el único liberalizado, denunció a la operadora pública ante la CNMC por las contrataciones que realizó en 2015 y 2016.

Según la CNMC, en 2012 Renfe paralizó los cursos de formación de maquinistas, que son un requisito imprescindible para ejercer la profesión y, aunque las convocatorias no se reanudaron hasta 2016, en 2015 contrató a nuevos conductores y produjo un "efecto llamada" para los profesionales de las empresas competidoras.

En su opinión, las convocatorias de Renfe atraen a los maquinistas de sus competidores porque éstos no pueden igualar las ventajas del operador público, entre ellas sus condiciones salariales, su carácter público y el hecho de tener el monopolio en el transporte de pasajeros.

Para CNMC, esta política de contratación supuso que los competidores no pudieron suplir esas bajas y sufrieron "importantes pérdidas de personal", lo que afectó "seriamente" a su capacidad para ofrecer servicios alternativos. En marzo de 2017, la CNMC multó a Renfe y a Renfe Mercancías con más de 65 millones por abuso de posición de dominio.

Renfe recurre la resolución

Renfe anunció que ha impugnado por la vía contencioso-administrativa la resolución de la CNMC. Además, pedirá la suspensión cautelar de la misma, al considerar que dicha resolución es inviable y no favorece en ningún caso el desarrollo de la libre competencia en el transporte de mercancías por ferrocarril.

Entre las medidas dictadas por la CNMC destaca la obligación de ofrecer un servicio mayorista de tracción a las empresas privadas. Renfe considera que no es posible atender un mercado mayorista de tracción, ya que la empresa tiene su capacidad de producción adaptada a sus propias necesidades.