Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia quiere poner el fin a la venta de coches de diésel y gasolina en 2040

El Gobierno de Macron anuncia que amplían sus objetivos de reducción de emisiones y aspiran en 2050 a "la neutralidad de carbono"

Un conductor carga su coche eléctrico en Barcelona.
Un conductor carga su coche eléctrico en Barcelona.

El Gobierno de Francia aseguró el jueves que se pondrá fin a la comercialización de coches con motores diésel y gasolina en 2040, como parte de un plan encaminado a lograr los objetivos del acuerdo internacional de París contra el cambio climático. "Anunciamos el fin de la venta de vehículos de gasolina y diésel para 2040", declaró el ministro francés de la Transición Energética, Nicolas Hulot.

Se trata de una "verdadera revolución", según sus palabras, pero considera que se dan las condiciones adecuadas para cumplirlo. "Nuestros propios fabricantes (de automóviles) pueden alimentar y encarnar esta promesa (...) que es, además, una cuestión de salud pública", agregó.

Hulot explicó, en una conferencia de prensa en París, que su Ejecutivo ha decidido elevar la ambición de Francia, que ya no será como hasta ahora reducir a la cuarta parte las emisiones de dióxido de carbono para 2050, sino "la neutralidad de carbono" para esa fecha.

Eso significa que para mediados de siglo el nivel de emisiones no deberá superar el volumen que podrá ser absorbido (por ejemplo por los bosques) y pondrá a Francia junto a los pioneros en marcarse esa meta, que son Suecia y Costa Rica, destacó.

Ayudas "de transición"

Hulot avanzó que habrá ayudas destinadas a personas con pocos recursos que quieran deshacerse de su vehículo antiguo y comprar "uno más limpio" en los próximos años, una especia de ayuda "a la transición" verde, para renovar el parque automovilístico. "Vamos a acelerar el movimiento para que los hogares más modestos puedan comprar coches menos contaminantes", dijo el político.

En Francia se fabrica el coche 100% eléctrico más vendido en Europa, el Renault Zoe, que superapor poco en las ventas al Mitsubishi Outlander PHEV y al Nissan Leaf. El fabricante sueco Volvo Cars (ahora en manos de un grupo chino) anunció el miércoles que a partir de 2019 solamente lanzará modelos eléctricos o híbridos. Hulot citó ayer precisamente este el caso de Volvo al hacer su anuncio, que forma parte de un plan para que Francia sea un país "neutro" en emisiones de dióxido de carbono en 2050.

El ministro Hulot es un veterano activista mediaombiental y su nombramiento por parte del presidente Emmanuel Macron fue interpretado como una señal alentadora para la lucha contra el cambio climático. Macron criticó el mes pasado la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París de 2015.

Varios países han anunciado que quieren reducir drásticamente el número de coches altamente contaminantes en las carreteras en favor de híbridos y eléctricos, pero pocos han formulado hasta ahora promesas concretas sobre cómo piensan conseguirlo. De momento, lo que han puesto sobre la mesa son objetivos. India prevé que todos los autos vendidos en el país sean eléctricos en 2030. En Europa, Noruega pretende poner fin a las ventas de coches de gasolina y diésel ya en 2025 y Alemania aspira a que un millón de autos eléctricos circulen en sus carreteras en 2020.

Pocos eléctricos en el mundo

Según comunicó en junio la Agencia Internacional de la Energía, solo el 0,2% de turismos que circulaban en el mundo en 2016 eran eléctricos, es decir, algo más de dos millones de vehículos.  Casi un tercio estaban en China, que contaba con 648.770 turismos de este tipo. El gigante asiático se convirtió en el país con el mayor stock de enchufables, adelantando a Estados Unidos.

La agencia resaltó que, según las previsiones de los propios fabricantes de automóviles, se espera que en 2020 circulen en el mundo entre 9 y 20 millones de coches eléctricos. Ese stock estaría entre los 40 y los 70 millones en 2025, según las mismas previsiones. Pero la agencia recuerda que, para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, se necesitaría llegar a los 600 millones de coches eléctricos en 2040.

Pese a los planes públicos, en su gran mayoría, los conductores continúan optando por los modelos de diésel y gasolina, que suelen ser mucho más baratos. En 2016, los vehículos híbridos y eléctricos supusieron un 3,6% de los autos nuevos registrados en Europa Occidental, según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

En España de momento hay algunas subvenciones y ayudas fiscales para los coches enchufables, pero ninguna prohibición a nivel estatal. A mediados de junio el Gobierno aprobó un real decreto para fomentar los vehículos de energías alternativas (los que no usan gasolina o diésel). El plan contempla incentivos de 14,26 millones, de los que 10,1 se destinan a coches eléctricos, con los que se incentivará la compra de 1.800 turismos y furgonetas eléctricos y 230 motos eléctricas. Sin embargo, El Ejecutivo prometió que sacará un nuevo paquete de ayudas a la movilidad alternativa de 50 millones antes de que acabe el año.