Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cartera de proyectos de CAF bate récords al sumar 5.500 millones

Los pedidos internacionales suponen ya el 85% de los contratos del fabricante ferroviario

Nave de pruebas de CAF en Beasain (Guipúzcoa)
Nave de pruebas de CAF en Beasain (Guipúzcoa)

El fabricante ferroviario CAF ha presentado ante analistas su nueva estrategia de crecimiento, que sustenta en la consecución de nuevos contratos y la ejecución de su actual cartera de pedidos, que llega a niveles récord en enero de 2016, con contratos en ejecución valorados en 5.550 millones de euros. La presentación a analistas, remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, destaca el peso creciente de los pedidos internacionales, que suponen ya el 85% de la cartera. 

CAF precisó además que analiza proyectos ferroviarios "en los cinco continentes" por los que sopesa competir y que en su conjunto están valorados en un importe de 6.000 millones de euros, según informó la compañía. El fabricante con sede en Beasain (Guipúzcoa) emprende esta nueva estrategia de crecimiento meses después del nombramiento de Andrés Arizkorreta como nuevo presidente de la compañía.

En cuanto a los mercados prioritarios de CAF, la compañía apuesta por su "mercado doméstico" de Europa Occidental, al tiempo que aumenta su presencia en regiones "con potencial de crecimiento" entre las que señala Estados Unidos, Latinoamérica y Oriente Medio.

Puja por 30 trenes AVE

CAF destacó que la internacionalización le ha permitido compensar "la ausencia de demanda local".  No obstante, en la actualidad, la compañía está inmersa en la puja por el contrato de suministro de 30 trenes AVE que Renfe sacó a concurso a finales del pasado año.

CAF sustenta asimismo la nueva política de crecimiento en la puesta en marcha de medidas de eficiencia, en la optimización de la deuda y en una "normalización" de las inversiones, según afirma en la presentación ante analistas.

El fabricante redujo su inversión en los dos últimos años de forma que supuso el 0,7% y el 0,8% del total de sus ingresos, frente a las tasas del 1,9% y 2,1% que representó en 2012 y 2013, fundamentalmente por las destinadas a sus plantas de México y Brasil.

En el capítulo financiero, a cierre de enero, la compañía presentaba una deuda de 479 millones de euros, un 22% menos respecto a los 619 millones que soportaba a la conclusión de junio de 2015.