Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber tira la toalla en Francia

La firma americana anuncia la retirada de su servicio hasta que la justicia se pronuncie

Un taxi de Marsella con un cartel de protestas, el pasado junio.
Un taxi de Marsella con un cartel de protestas, el pasado junio. AFP

Los taxistas franceses se han anotado una importante victoria frente a la que consideran “competencia desleal” de Uber. Una semana después de las violentas protestas del sector habidas en varias ciudades del país contra la firma californiana de alquiler de vehículos con conductor, esta ha anunciado que retira el servicio de UberPOP, una aplicación que facilita el contacto con conductores ocasionales de alquiler más próximos para realizar un recorrido. La dureza del Gobierno francés contra este sistema y la investigación judicial en curso ha obligado a Uber a tirar la toalla; de momento.

El acoso a Uber se redobló en Francia tras la protesta de los taxistas del 26 de junio pasado. A las duras declaraciones por parte del Gobierno contra un servicio que considera ilegal, siguió el pasado lunes la detención de dos directivos de la compañía: Pierre-Dimitri Gore-Coty, director general de Uber para Europa occidental, y Thibaud Simphal, director general de Uber Francia. Ambos tuvieron que declarar en el proceso que sigue la justicia por presunto fraude. Es un caso que se abrió en noviembre del pasado año y cuyo veredicto se espera para el 30 de septiembre próximo.

Uber siempre ha defendido la legalidad de su servicio o, al menos, la posibilidad de operar aprovechando un vacío legal. La llamada Ley Thévenoud aprobada el 1 de octubre pasado que regula el transporte de personas con fines lucrativos no clarificó suficientemente la situación y el Consejo Constitucional dictaminó recientemente que solo era ilegal el sistema de geolocalización. El proceso judicial abierto contra Uber investiga, sin embargo, varios posibles delitos: el impago de cargas sociales por los conductores y la conservación de datos de carácter personal más allá de la duración del servicio. 10.000 conductores ocasionales están inscritos ya en Francia en este sistema.

En una entrevista publicada hoy en Le Monde, Thibaud Simphal, ha anunciado la decisión de suspender el servicio desde las ocho de la tarde de este viernes para preservar la seguridad de los conductores y a la espera de que se calmen los ánimos en los poderes públicos. “Sobre el fondo del asunto”, explica Simphal, “estamos a la espera de la decisión del Consejo Constitucional en septiembre sobre la Ley Thévenoud”. Paralelamente, Uber ha recurrido esta ley ante las instituciones europeas.