Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector bancario sale en defensa del supervisor tras el ataque de Barroso

Resguarda a la institución en una polémica en la que Guindos evita posicionarse

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, el 17 de junio de 2014. Ampliar foto
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, el 17 de junio de 2014. EFE

Los banqueros creen que es necesario defender al Banco de España, aunque no se esté completamente de acuerdo con sus actuaciones, porque es una institución clave para la credibilidad en el sistema financiero, apuntaron ayer fuentes del sector.

Con este criterio, Emilio Botín, presidente del Santander, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, y José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo del BBVA, respondieron a las palabras del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que el lunes pasado responsabilizó al Banco de España de la crisis económica por no haber supervisado bien las cajas de ahorros y no haber frenado la burbuja inmobiliaria.

Las declaraciones del dirigente europeo en Santander, en el curso de economía de la UIMP, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), causaron malestar entre los banqueros. Consideran que el análisis de Barroso fue superficial, que tenía la intención de exculpar la importante responsabilidad de las autoridades europeas en la crisis y que dejaba a todas las entidades financieras en el mismo nivel de responsabilidad, cuando muchos creen que buena parte de las cajas son las protagonistas de esta crisis, según fuentes de varias instituciones. También señalan que al criticar al Banco de España se ataca al Banco Central Europeo (BCE), ya que la institución española forma parte de él.

Goirigolzarri, afirmó ayer que “no es partidario de buscar chivos expiatorios, sobre todo después de haber vivido situaciones muy complejas, como ha sido, esta crisis que ya dura siete años”. Recordó que todo empezó “por una política laxa de las autoridades europeas”, que tardaron cuatro años “en encontrar el camino hacia la solución con la unión bancaria”. El presidente de Bankia admitió los errores del Banco de España. “Está claro que fue responsable, como yo también que estuve en el sector hasta 2009; todos los gestores lo fuimos, aunque la realidad es que unos sacaron adelante sus instituciones y otros no”.

También añadió que “ahora es muy fácil” hacer diagnósticos a posteriori sobre la crisis, pero en ese momento no era fácil ver cuál era la situación”. No obstante, cabe recordar que los inspectores del Banco de España advirtieron en 2005 de la mayor parte de los riesgos que corría el sector. También acusaron de “mirar para otro lado” cuando llegaron los problemas bajo el mandato de Miguel Fernández Ordóñez.

González-Páramo hizo una defensa de los profesionales de la institución, desligándose de la actuación de sus máximos dirigentes. “Si el 30% de los profesionales del BCE para la supervisión proceden del Banco de España es porque su capacidad técnica es muy alta” y recordó las limitaciones legales que tenía el supervisor frente a las comunidades autónomas.

Páramo, que fue miembro del consejo del BCE, exculpó a este organismo como responsable de una política monetaria laxa y apuntó para otro lado: “El Gobierno tenía en su mano utilizar la política fiscal para controlar el ciclo expansivo de la economía” pero no lo hizo. Algunos banqueros recordaron ayer que Francisco González, presidente del BBVA, estuvo presente cuando habló Barroso, pero no puntualizó sus palabras, si bien la propia dinámica del acto no lo facilitaba.

El ministro de Economía también acudió a las jornadas de Santander, pero evitó la defensa del Banco de España. “Lo importante para el Gobierno es que es solvente para apoyar la recuperación económica. Hoy los bancos son muy distintos, hay más crédito y más transparencia, que es más importante que el capital”, puntualizó.

Preguntado por la posible responsabilidad de la política fiscal del Gobierno anterior indicó: “Por su puesto que ha habido errores. ¿Culpables? No lo sé. Lo obligación de un Gobierno es solucionar los problemas”.

Desde el Congreso de los Diputados, el gobernador del Banco de España, Luis Linde, también respondió a Barroso “El Banco de España es totalmente consciente, creo que más que nadie, de los problemas que se produjeron y de las insuficiencias que pudo haber en la supervisión”, dijo Linde, que en su día señaló lo que no hizo bien su antecesor. También añadió: “Si medimos los errores de supervisión por lo que ha costado el rescate de bancos no estamos tan lejos de la media europea”, informa Efe. La polémica en el sector está servida, con interpretaciones variadas sobre lo sucedido, como la de algún banquero que considera que la reacción de Botín trata de minimizar el efecto de la apertura de investigación de la Audiencia de la emisión de “Valores Santander”.

Por otro lado, Guindos anunció un nuevo código bancario para evitar la liquidación de las pymes que estén en concurso de acreedores mediante la mejora de deuda, “siempre que sean viables”, así como una nueva normativa “para reforzar la independencia de los auditores frente a las empresas” y elevar la información de sus informes.

Fainé: "Su labor ha sido estricta, profesional y eficaz"

El presidente del Grupo La Caixa, Isidre Fainé, también ha salido en defensa del papel desempeñado por el Banco de España al afirmar que su labor antes, durante y después de los años más duros de la crisis "ha sido estricta, profesional y eficaz".

Han sido unos años, según Fainé, en que se llegó a temer por la propia supervivencia de la moneda única; de hecho, indicó que en 2012 las tensiones financieras alcanzaron niveles extremos en dos de las cuatro grandes economías de la Eurozona, "pero esta época de crisis también pasará a la historia como una etapa en la que, con el esfuerzo de muchos, se superaron estos riesgos".

"Y en este contexto, la labor del Banco de España —antes, durante y después de los años más duros de la crisis— ha sido estricta, profesional y eficaz", ha subrayado. Fainé ha querido, además, destacar el trabajo "de altísimo nivel" del conjunto de profesionales que trabajan en la institución supervisora.

Más información