Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca empuja la bolsa española a su nivel más alto desde julio de 2011

La Bolsa española aprovecha el tirón del sector financiero para avanzar más de un 2,9%

La subida supera ampliamente las ganancias del resto de parqués europeos

El interés exigido para comprar bonos a 10 años del Tesoro baja a niveles previos a la crisis

Panel informativo en la Bolsa de Madrid.
Panel informativo en la Bolsa de Madrid. EFE

La Bolsa española encabezó hoy las subidas de los grandes parqués europeos, con un avance del 2,93%, como broche final a unas seis primeras jornadas de 2014 que le han proporcionado también, junto con Italia, las mayores ganancias acumuladas. El Ibex 35 logro colocarse en los 10.178 puntos, el tope desde julio de 2011. La banca, con el estigmatizante proceso de salvamento ya concluido, cerró una sesión de vértigo, impulsada por la previsión de unos balances saneados y buenos resultados económicos al cierre del año.

Caixabank registró el mayor salto, del 7,18%, seguido del Popular (6,6%) y el BBVA (5,70%). Y el Santander, que supone 17% de la capitalización todo el selectivo Ibex 35, subió un 3,78%, lo que le permitió dar el sorpasso sobre el grupo textil Inditex como empresa más valiosa de la Bolsa española: mientras el primer banco está valorado en 76.285 millones de euros, con los datos de ayer, la compañía de Amancio Ortega queda en 74.456 millones.

Todos los valores del Ibex subieron salvo la central de reservas Amadeus. Mientras, el índice de referencia en Milán subió un 1,22%, mientras que Fráncfort no llegó al 1% (0,83%) y París obtuvo el mismo resultado que el galo.

“Los bancos españoles están arrastrando inercias del final de 2013: la foto de sus cuentas a cierre de año va a ser positiva, los activos fiscales diferidos (DTA) van a tener efecto positivo [en el capital], sus costes de financiación han bajado y están pagando menos que hace un año por captar depósitos”, explica Juan Luis García Alejo, director de Análisis de gestión de Inversis Banco.

La mejora de la deuda pública española en los mercados, además, ha supuesto un alivio para las entidades financieras, ya que su exposición al riesgo español resulta menor lastre que antaño. Pese a ello, ante la duda, a finales de 2013 redujeron sus compras de bonos españoles.

El mayor interés de los inversores por los títulos periféricos se hizo hoy más que palpable con la colocación de bonos soberanos de Irlanda, en la que fue su primera cita con el mercado para financiarse después de quedar fuera del programa de rescate. El Tesoro irlandés realizó una emisión de 3.750 millones a un interés del 3,54%, por debajo de lo que paga España, ya que en la última subasta de títulos de este vencimiento, realizada el pasado diciembre, pagó un 4,1%.

Irlanda ya emitió deuda a largo plazo el pasado marzo, pero entonces aún quedaba protegida por el paraguas del rescate, un proceso del que ha salido aparentemente airosa, renunciando incluso a una línea de crédito internacional por valor de 10.000 millones. De hecho, el país ya tiene cubiertas todas las necesidades de financiación de 2014.

“La colocación ha servido de catalizador para la mejora del resto de bonos periféricos y abre la puerta a que Portugal, otros de los rescatados, también pueda financiarse en los mercados”, opina Ignacio Victoriano, de Renta 4.

Los bonos españoles siguieron hoy con su buena racha en los mercados la rentabilidad exigida por los inversores quedó en el 3,79%, el nivel más bajo desde diciembre de 2009, antes del rescate de Grecia. Así, el diferencial con Alemania, la llamada prima de riesgo, se estrechó hasta los 191 puntos básicos, ocho menos que en la jornada anterior, el mínimo en más de dos años. También Italia se encuentra en el nivel inferior desde 2011, con 198 puntos básicos, mientras que Portugal, con 349 puntos, ha logrado su menos prima desde octubre de 2010.

Más información