Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU ESPIONAJE

ONG demanda a la administración Obama por programa de espionaje telefónico

Fotografía con fecha desconocida facilitada por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que muestra el logotipo de la NSA en la sede de Fort Meade, Maryland, EE.UU. Ampliar foto
Más de 80 organizaciones exigen al Congreso de EE.UU. actuar ante el espionaje  Fotografía con fecha desconocida facilitada por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que muestra el logotipo de la NSA en la sede de Fort Meade, Maryland, EE.UU. EFE

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU) presentó hoy una demanda contra el Gobierno por el programa de espionaje telefónico destapado recientemente en la prensa.

La organización sin ánimo de lucro denuncia "la vigilancia masiva y sin precedentes de llamadas telefónicas" dentro de Estados Unidos, que se escuda en la sección 215 de la "Patriot Act", una ley aprobada justo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 por George W. Bush para fortalecer la vigilancia antiterrorista.

Según ACLU, las prácticas de recolección de millones de "metadatos" de llamadas telefónicas (números de teléfono, duración de llamadas y localización) "viola los derechos de libertad de expresión, asociación y privacidad de los estadounidenses".

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la agencia federal más opaca de EE.UU., ha negado reiteradamente que espíe a ciudadanos estadounidenses o dentro del territorio estadounidense, ya que sus funciones están centradas en la contrainteligencia en el exterior.

La demanda indica que el programa de espionaje, filtrado en detalle por un extécnico de la CIA y la NSA a los diarios "The Guardian" y "The Washington Post", "da al gobierno registros generales de nuestras asociaciones y movimientos públicos y revela detalles de nuestras relaciones íntimas, familiares, políticas, profesionales o religiosas".

ACLU también solicitó ayer conocer las justificaciones del tribunal secreto que autoriza la recopilación de datos telefónicos de compañías privadas bajo la ley de supervisión de inteligencia extranjera (FISA), por la posibilidad de que se permitan pesquisas a personas que no sean sospechosas.

Edward Snowden, técnico que trabajó durante cuatro años para contratistas vinculados a la NSA, ha revelado detalles de dos programas de espionaje secretos: uno que registra datos de llamadas en EE.UU. y un segundo que permite a la inteligencia estadounidense acceder a servidores de las principales compañías de internet para buscar conexiones con el terrorismo internacional.