Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Montoro dice que 2013 será el último de crisis y en 2014 volverá el consumo

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante su intervención en el foro organizado por el diario La Razón, hoy en Madrid, en el ha explicado que la ampliación del plan de pago a proveedores en 2013 estará ligada a la obligación de las administraciones públicas de pagar a las empresas en un plazo máximo de 30 días. Ampliar foto
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante su intervención en el foro organizado por el diario La Razón, hoy en Madrid, en el ha explicado que la ampliación del plan de pago a proveedores en 2013 estará ligada a la obligación de las administraciones públicas de pagar a las empresas en un plazo máximo de 30 días. EFE

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha recalcado hoy que 2013 será el último año de crisis económica, y no sólo gracias al sector exterior, sino también por factores como un consumo interno que se reactivará -ha augurado- a finales del próximo ejercicio.

Montoro ha intervenido en un foro organizado por el diario La Razón al que han acudido, entre otros, los ministros de Empleo, Fátima Báñez; Sanidad, Ana Mato; Fomento, Ana Pastor; Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; Defensa, Pedro Morenés; y Exteriores, José Manuel García-Margallo, así como el presidente de Extremadura, José Antonio Monago; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas.

El ministro Montoro ha insistido en que el actual será el último año de crisis, tanto por la vía de las exportaciones como por la del consumo privado, la inversión en bienes de equipo y la construcción, que vivirán un crecimiento "aunque sea moderado", ha dicho.

Según Montoro, "a finales de 2014 tendremos que el sector exterior y la demanda interna estarán coincidiendo en la recuperación" y se abrirá "un nuevo periodo largo y sano de crecimiento económico", siempre que no se pierda "la senda de ganancia de competitividad", ha advertido.

El ministro ha dejado claro que no estaba hablando de "teorías y deseos" sino de "fundamentos económicos serios" que hacen de España un "miembro fiable" de la Unión Europea al que "no hay que vigilar ni controlar".

Al respecto, ha recordado que en 2012 se ha acometido "la mayor reducción de déficit estructural de la historia de España", de 2,6 puntos del PIB.

En este sentido ha restado importancia al hecho de que Eurostat obligase a elevar al 6,98 % del PIB el déficit del pasado año frente al 6,7 anunciado por el Gobierno, y ha recalcado que la oficina de estadística comunitaria "es el árbitro, y siempre tiene razón".

No obstante, ha insistido que en España se venía aplicando el criterio de devengo para calcular el déficit desde hace 30 años, y que ahora Eurostat pide que se compute el gasto cuando el contribuyente pida la devolución.

"No hay más que discutir, son unas décimas", ha zanjado el ministro, que ha tachado de "cuestión muy menor" a la que "no hay que dar más vueltas" el debate suscitado.

Sobre los planes para este año, ha asegurado que no se harán mayores recortes, porque "se trata de no agravar la recesión económica", aunque ha sido "muy franco" al reconocer" que las decisiones sobre la prometida bajada de impuestos para el próximo año "no están tomadas".

En este sentido ha recordado que hay en marcha negociaciones en el marco de la Comisión Europea, el Eurogrupo y el Ecofin sobre una eventual relajación de los objetivos de déficit público, y de ello dependerán las decisiones que se adopten el próximo año.

Sobre eventuales modificaciones en algún impuesto, ha descartado cualquier subida, pero no ha descartado "hacer alguna modificación o ajuste", siempre que no perjudiquen al empleo, al consumo y la inversión.