Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALEMANIA MEDIOS

El Frankfurter Rundschau mantendrá su independencia tras su compra por el FAZ

Portadas de varios periódicos alemanes. EFEArchivo Ampliar foto
Portadas de varios periódicos alemanes. EFE/Archivo EFE

El rotativo Frankfurter Rundschau mantendrá su línea editorial como diario independiente y liberal de izquierdas tras su compra por su competidor local, el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ).

El nuevo Frankfurter Rundschau conservará sus derechos titulares y dispondrá de redacción propia para sus ediciones en papel y digital, comunicaron hoy la empresa FAZ GmbH y la Frankfurter Societät GmbH.

Este miércoles, la autoridad alemana de defensa de la competencia dio el visto bueno hoy a la absorción por parte del diario FAZ del rotativo, también de tirada nacional, Frankfurter Rundschau (FR), que en noviembre pasado se declaró en quiebra.

No obstante, el FAZ, que ya anunció no tener interés en la imprenta propiedad de "FR", asumirá tan sólo a 28 de los alrededor de 450 empleados de la publicación, fundada en 1945, por lo que cientos de colaboradores ya han recibido su carta de despido.

La autoridad de defensa de la competencia debía determinar si la cuota de mercado que correspondía al FR iba a ir a parar de todas formas al FAZ, tras su desaparición, y si existía otra alternativa de compra seria para este rotativo, de orientación política socialdemócrata.

"Hemos analizado si se trata de una fusión que contribuya al saneamiento y hemos determinado que así es", subrayó el presidente de la autoridad alemana de defensa de la competencia, Andreas Mundt.

Si los expertos hubieran rechazado la oferta de adquisición lanzada por el FAZ el Frankfurter Rundschau habría dejado de publicarse a partir de este viernes, según datos de la administración judicial.

Los todavía propietarios del periódico, el grupo Dumont de Colonia y el grupo de participaciones en medios de comunicación del Partido Socialdemócrata (SPD) DDVG, fueron los que informaron en noviembre pasado de la declaración de insolvencia presentada por el FR ante un tribunal de Fráncfort.

En 2004, el DDVG salvó al Frankfurter Rundschau de la quiebra al adquirir una participación del 90 por ciento de la empresa.

Dos años después, el grupo Dumont -propietario de varios diarios regionales- adquirió el 50 por ciento más una acción, con lo que obtuvo la mayoría de los títulos.

En 2001 el Frankfurter Rundschau tenía una tirada de 190.000 ejemplares, pero luego entró una crisis.

En 2007 se cambió el formato tabloide tradicional por otro más reducido y popular y, aunque el rotativo logró estabilizar su tirada en 150.000 ejemplares, no logró salir de la crisis.

Por ello, desde 2011 el Frankfurter Rundschau tiene una redacción conjunta con el rotativo de la capital Berliner Zeitung que se encarga de producir ambos periódicos.

Tradicionalmente, el Frankfurter Rundschau fue una de la cuatro cabeceras de referencia en Alemania, junto al Frankfurter Allgemeine Die Welt de Berlín y el Süddeutsche Zeitung de Múnich.

Además, circulan a nivel nacional el sensacionalista Bild y Die Tageszeitung (TAZ), un diario con acogida sólo entre la izquierda alternativa.