Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS PORTUGAL

Portugal e Irlanda aún no cumplen requisitos para compras de deuda del BCE

Una columna de monedas. EFEArchivo Ampliar foto
El Gobierno portugués modificará los presupuestos para incluir más ahorros  Una columna de monedas. EFE/Archivo EFE

Portugal e Irlanda, ambos rescatados por la UE y el Fondo Monetario Internacional, no cumplen todavía con los requisitos exigidos para que el Banco Central Europeo (BCE) les compre deuda al abrigo de las Transacciones Monetarias Directas, dijo hoy un miembro del Consejo Ejecutivo de la institución.

"Portugal mostró buenos progresos en la recuperación del acceso a los mercados, pero diría que las condiciones (para las Transacciones Monetarias Directas, OMT en sus siglas en inglés) todavía no se han reunidas", dijo el francés Benoît Coueré, quien intervino en Lisboa en una conferencia universitaria.

Coueré confirmó que Irlanda tampoco está todavía preparada para ello.

El BCE lanzó el pasado año el programa OMT para comprar deuda soberana de países con problemas en el mercado secundario, considerado eficaz por los especialistas debido a la relajación de los diferenciales de países como España o Italia registrada en los últimos meses.

A pesar de los indicios positivos de Portugal e Irlanda en operaciones de intercambio de obligaciones efectuadas recientemente, ambos Estados necesitarían de al menos de tres emisiones exitosas a largo plazo.

"Es necesario que exista una mayor cobertura en los plazos de vencimiento de la deuda y más operaciones de emisión. Lo que es natural. Portugal está en el inicio del proceso, tenemos que continuar viendo los próximos pasos", afirmó Coueré.

Financieramente, el nivel de liquidez "va a continuar abundante en la zona euro" en las próximas semanas, agregó el miembro del BCE, a pesar de que la devolución anticipada de liquidez al organismo, con sede en Fráncfort, se quedase en la mitad de lo estimado por el mercado.

Asimismo, recordó que los bancos europeos han logrado "reducir su dependencia de financiación" del BCE.