Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CALENDARIO LABORAL

El calendario evita a Rajoy hacer ya la reforma de festivos

En 2013, días como Todos los Santos o la Constitución caen en lunes o viernes

El Gobierno negocia con la Iglesia y las comunidades evitar los puentes

El calendario de 2013 le ha echado una mano al Gobierno. De forma natural ha eliminado la mayoría de puentes festivos, como pudo comprobarse ayer en el Boletín Oficial del Estado, que publicó el calendario laboral del próximo año. Para ello, no han sido necesarios los cambios legales que el Ejecutivo ha prometido para acabar con esta vieja costumbre española y, por el momento, no ha aplicado. La reforma llegará en 2014, según anunció el viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y prometió ayer mismo el Ministerio de Empleo.

Calendario laboral 2013 ampliar foto
Calendario laboral 2013

La eliminación de los puentes festivos era, a primera vista, uno de los cambios laborales más fáciles para el Gobierno, mucho más que la reforma laboral de febrero o la de pensiones que acaba de poner en marcha. La legislatura apenas había echado a andar unos días antes, cuando el 9 de enero de este año los sindicatos accedieron a la petición de la patronal de trasladar a lunes los días festivos. En cambio, 10 meses después nada ha cambiado en la norma. ¿Por qué? Todavía falta llegar a un acuerdo con las comunidades autónomas y con la Iglesia, que en este asunto tiene voz y voto por los acuerdos firmados entre el Vaticano y el Estado español en 1979.

Las negociaciaciones entre el Ministerio de Empleo, las autonomías y la Iglesia se centran en tres días: el 15 de agosto, Día de la Asunción, el 1 de noviembre, Todos los Santos, y el 6 de diciembre, Día de la Constitución. Y llegarán a buen puerto antes de que acabe diciembre, según sostuvo ayer a Efe el director general de Empleo, Xavier Thibault.

Con este escenario de fondo, se respetan los límites que marcaron los agentes sociales en su pacto de enero. Sobre todo, se atienden a las demandas sindicales que pedían que no se cambiara el Primero de Mayo y que la jornada de trabajo siga computándose en horas acumuladas a lo largo del año, de tal forma que tampoco importa mucho si hay más o menos puentes festivos.

Si al final se cumple la palabra del Ejecutivo, la patronal habrá logrado que se atienda a una de sus demandas. Fue CEOE quien impulsó el cambio. Argumenta su presidente, Juan Rosell, que los puentes suponen un lastre para la productividad de la economía española, no solo por el aumento de días festivos sino porque los lunes posteriores a estas minivacaciones son los menos productivos, según sus cálculos.

Para saber si esto es así o no, 2013 es un buen banco de pruebas. La casualidad —y el calendario— lo han querido así. De los ocho festivos nacionales que habrá el año próximo, solo en dos casos podría construirse un puente festivo: el 1 de enero y el 15 de agosto, dos fechas en las que buena parte de los trabajadores (y todos los escolares) disfruta de vacaciones. En el resto es imposible: o bien caen en viernes, lunes o fin de semana, o bien en miércoles, como el Primero de Mayo. En este caso en concreto, solo en Madrid será posible encadenar varios días festivos hasta llegar al sábado ya que el 2 de mayo es la fiesta de la comunidad autónoma.

El calendario ha sido tan caprichoso con la eliminación de puentes en 2013 que incluso ha acabado con las minivacaciones que se organizaban en torno al 6 y el 8 de diciembre —viernes y domingo, respectivamente— en toda España— o las que se podían armar en la Comunidad Valenciana entre el 9 y el 12 de octubre —miércoles y sábado.

El debate sobre el calendario laboral español es habitual cada vez que hay un puente como el actual. ¿Hay muchos días festivos en España? ¿Se trabaja poco? Son las preguntas habituales en estas fechas. Y todavía se cargan con más de intención en un coyuntura tan mala como la actual. En el análisis superficial, España sale mal parada de este debate. En 2011 hubo 14 días festivos, más que en ningún otro país de Europa, según el Observatorio Europeo de Relaciones Laborales. Solo Chipre, Malta y Eslovaquia se acercaron, con 12. En cambio, en el mismo estudio se puede comprobar que a final del año, los españoles trabajan más horas que la mayoría de europeos. Sus 1.724,8 horas de media superan las 1.580,6 de Francia, las 1.658,8 de Alemania, las 1.685,6 de la zona euro o las 1.720,3 del conjunto del Unión Europea.

Más información