Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SECTORES VINO

Las exportaciones de vino de Rioja aumentan un 5,11 por ciento hasta julio de 2012

Una asistente a una cata de caldos en la que la DOCa Rioja en Hong Kong. EFEArchivo Ampliar foto
Una asistente a una cata de caldos en la que la DOCa Rioja en Hong Kong. EFE/Archivo EFE

Las mayores ventas al exterior correspondieron a los vinos jóvenes -no criados- con 24,8 millones litros y un ascenso del 9,02 % respecto al mismo período de 2011.

Siguieron las exportaciones de vinos de crianza, con 13,01 millones de litros y un descenso del 6,33 %.

Las ventas de reserva aumentaron un 11,57 % hasta los 12,9 millones de litros, y las de grandes reservas crecieron un 2,26 %, hasta superar los 1,8 millones de litros.

En el interanual, últimos doce meses, el crecimiento de las exportaciones de Rioja superó el 6 %, con 94,5 millones de litros comercializados.

Por países, de enero a julio del presente año, el mejor cliente del vino de 'Rioja' fue Reino Unido, que compró 16,9 millones de litros, con un incremento del 9,93 %.

Tras Reino Unido, se situaron Alemania (10,2 millones de litros), Estados Unidos (4,8), Suiza (3,5), Suecia (1,9), Holanda (1,4), Bélgica (1,3), México y China, 1,2 millones cada uno y Francia (1,1).

Otros países, como Canadá e Irlanda, compraron en el período analizado más de dos millones de litros cada uno; Rusia (1,6), Dinamarca (1,5) y Noruega (1,3).

El precio medio del litro de vino exportado fue de 3,99 euros frente a los 3,92 del anterior período.

El director general del Grupo de Empresas Vinícolas de Rioja (Grupo Rioja), José Luis Benítez, ha informado a Efe de que la exportación es la que "está tirando un poco" de las ventas del vino de Rioja, debido al "parón" del consumo en el mercado nacional, aunque el segmento de la alimentación ha salvado un poco la comercialización en España.

Respecto a la subida del IVA, que en el caso del vino ha pasado del 18 al 21% desde el pasado día 1 de septiembre, Benítez ha afirmado que las bodegas se muestran preocupadas por este crecimiento, ya que puede suponer una pérdida de unos tres puntos en el margen en aquellas que son proveedoras de grandes cadenas de alimentación nacionales.