Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU TRANSPORTE

Obama esquiva a la oposición republicana al destinar 473 millones al transporte

En la imagen un registro del presidente de EE.UU., Barack Obama, quien pretende desarrollar medidas que permitan inversiones públicas, sin necesitar el apoyo del poder legislativo. EFEArchivo Ampliar foto
En la imagen un registro del presidente de EE.UU., Barack Obama, quien pretende desarrollar medidas que permitan inversiones públicas, sin necesitar el apoyo del poder legislativo. EFE/Archivo EFE

"No vamos a permitir que la política se interponga entre los trabajadores de la construcción y los puestos de trabajo buenos para reparar nuestras carreteras y puentes", subrayó en un comunicado el presidente Obama.

Ante el pulso que mantienen la Casa Blanca demócrata y la Cámara de Representantes de mayoría republicana, el presidente de Estados Unidos pretende desarrollar medidas que permitan inversiones públicas, sin necesitar el apoyo del poder legislativo y bajo el eslogan "No podemos esperar".

En esta ocasión, el Departamento de Transporte recurrió a reservas destinadas por el Congreso a esta materia entre 2003 y 2006 y que finalmente no fueron gastadas en su momento.

Los 473 millones de dólares se transferirán a la mayoría de estados del país para que definan en las próximas semanas en que proyectos quieren invertirlos.

"Voy a utilizar este dinero no gastado y destinarlo de nuevo a los estados para que puedan ponerlo a trabajar en proyectos de infraestructuras que más necesiten y que hagan que la gente trabaje", destacó el secretario de Transporte, Ray LaHood.

El titular de Transporte consideró que la inversión creará puestos de trabajo "en un momento en que uno de cada cinco trabajadores de la construcción se encuentra sin empleo".

El Gobierno desvinculó el anuncio de la inversión a la campaña electoral y aseguró que el otoño es una época de estímulo del sector de la construcción.

Pese a las críticas del Ejecutivo, el Congreso aprobó en junio un paquete legislativo que prevé la inversión de 120.000 millones de dólares en los próximos dos años para construir carreteras y puentes.