Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Los mercados ignoran la rebaja de S&P con subidas en las Bolsas

Los inversores apuestan por las compras tras el buen resultado de Francia en su primera subasta sin la triple A. -La deuda de los periféricos logra mejorar

Los mercados han logrado superar la decisión de Standard & Poor's (S&P) de rebajar la nota de solvencia a nueve países de la zona euro en apenas una hora. Este ha sido el tiempo en el que los parqués han cotizado hoy el tijeretazo y la pérdida de la triple A por parte de Francia ya que, tras estas pérdidas iniciales, las Bolsas han apostado por las subidas y la deuda de los países afectados por el recorte han registrado una mejora entre rumores de que el BCE estaría comprando sus bonos. Las subidas han sido leves y la jornada no ha estado exenta de volatilidad, pero han supuesto una mejora al fin y al cabo. Por la tarde, el optimismo se ha visto reforzado por el buen resultado que ha obtenido Francia en su primera subasta tras perder la máxima nota de solvencia.

El Dow Jones cayó un 5,5% cuando EE UU perdió la máxima nota

La decisión de S&P se empezó a filtrar a primera hora de la tarde del pasado viernes y ejerció como un lastre sobre los activos europeos en el tramo final de la sesión. Sin embargo, no se hizo oficial ni se conocieron todos los detalles hasta el cierre de las Bolsas a ambos lados del Atlántico. Así que, propiamente, hoy ha sido el día en el que los inversores han cotizado la medida.

El freno a los números rojos se ha producido porque las ventas sobre la banca que a primera hora eran generalizadas en toda Europa ha sido contrarrestada por la apuesta de los inversores sobre las empresas vinculadas a la tecnología, bienes de consumo o materias primas. El descenso del sector financiero se explica porque el recorte de S&P tendrá su continuidad en los bancos y empresas públicas calificadas de cada país, ya que por norma general una empresa no puede tener mayor nota que la del país en el que reside. También ha tirado del sector financiero a la baja el recorte en las aseguradores en respuesta al siniestro del crucero en Italia.

Al cierre, Fráncfort ha subido un 1,25%, París un 0,88%, Milán un 1,40% y Londres ha avanzado un 0,42%. Wall Street se dejaba a la misma hora un 0,25%. Por lo que respecta a España, el selectivo de la Bolsa de Madrid, el Ibex 35, ha empezado la jornada también a la baja con un recorte del 1%. No obstante, ha puesto freno a las pérdidas pronto, aunque no ha logrado entrar en verde más que de forma transitoria. A al cierre, ha cerrado en tablas (-0,01%) pese a que España está entre los países devaluados por S&P y su nota ha bajado en dos escalones (de AA- a A).

En la deuda, el sobreprecio exigido a los bonos del Tesoro a 10 años frente a los alemanes, de referencia, ha llegado a subir en 10 puntos básicos hasta los 356 en la apertura. Sin embargo, ha seguido la misma evolución que la Bolsa y, tras tocar este pico, se estabilizaba y bajaba a 341 puntos básicos, cuatro menos que el viernes. Hasta ahora, este indicador, conocido como prima de riesgo, había llegado a rozar los 500 en noviembre, cuando se especulaba con una eventual ruptura del euro. Los inversores han explicado a Bloomberg que esta evolución estaría motivada por los rumores de que el BCE estaría haciéndose con sus bonos -también de los italianos-. En cualquier caso, habrá que esperar al próximo lunes para confirmar este extremo. De momento, lo que ya se conoce es que la pasada semana adquirió títulos de estos dos países por 3.766 millones dentro de su programa de apoyo a los Estados bajo presión, más del triple de la semana anterior.

España vuelve al mercado

Con este panorama, el Tesoro español vuelve mañana y el jueves al mercado para emitir hasta 5.000 millones en letras y otros 4.500 millones en bonos a tres años. Estas dos subastas deberán dejar de relieve el impacto real de la rebaja en la confianza de los inversores. La clave será si se rompe o no la racha de tres emisiones consecutivas en las que el Tesoro español ha logrado bajar el interés de sus emisiones de deuda.

El caso de la deuda de Francia en el mercado secundario, donde se intercambian los títulos una vez emitidos, era todavía más paradójico ya que la pérdida de la máxima nota de solvencia se ha traducido en un descenso de su diferencial con respecto a Alemania. El recorte era de cinco puntos hasta los 125. Hace dos meses, la prima de riesgo francesa llegó a coquetear con los 200. Entre el resto de potencias europeas rebajadas, el diferencial de Italia también se ha reducido en cuatro puntos hasta los 483 y el de Austria en 6, hasta los 123. Bélgica, cuya nota bajó en un escalón, veía descender su prima de riesgo en siete puntos hasta los 238 puntos básicos.

En el mercado de divisas, el euro mantenía posiciones frente al dólar y se cambiaba por 1,2671 unidades del billete verde. El euro, que en la sesión del viernes pasado cedió un 1,05%, acumula una depreciación frente al dólar del 2,16% en lo que va de año afectado por la falta de una solución política a la crisis de deuda.

Rebaja descontada

A tenor de lo que ha sucedido en los mercados hasta media mañana, la reacción de los inversores al anuncio de la agencia de calificación no ha supuesto un deterioro importante de la situación. En este sentido, cuando el pasado 6 de agosto EE UU vio cómo S&P le privaba de la triple A el Dow Jones, el índice bursátil estadounidense más importante, se desplomó un 5,5%. Los analistas explican este contraste por el hecho de que los recortes anunciados el viernes ya habían sido descontados en buena medida por los inversores.

En esta línea, la decisión de la agencia, una de las tres que domina el negocio de la medición de riesgos, tampoco ha variado la tendencia de fondo de estabilidad que ha propiciado la barra libre de liquidez del BCE. Esta medida extraordinaria, de hecho, ha permitido que las últimas subastas del Tesoro español fuesen un éxito de demanda, circunstancia que se tradujo en el pago de unos intereses menores. En cualquier caso, sus primas de riesgo no son inmunes al empeoramiento de sus calificaciones crediticias. La demostración de ello fue que la prima de riesgo de España había caído por debajo de los 330 puntos básicos hasta el viernes, cuando subió hasta los 345 de golpe.

Además, el hecho de que las negociaciones entre Grecia y sus acreedores sigan sin resolverse, tal y como se ha destacado a lo largo del fin de semana, solo se ha dejado notar en la ya más que depreciada deuda griega, reducida a terreno para los especuladores.

Intermediación de Sarkozy y Merkel

En este apartado, el Financial Times informa hoy de que los acreedores internacionales de Grecia podrían pedir la intermediación del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y de la canciller alemana, Angela Merkel, para superar el punto muerto en el que se encuentran actualmente las conversaciones sobre el alcance de la quita a aplicar por los bancos en sus carteras de deuda pública griega.

La posibilidad de una intervención directa en las negociaciones por parte de ambos líderes europeos ha cobrado fuerza después de que el Gobierno de Grecia y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que agrupa los intereses de la banca, suspendieran sus conversaciones el pasado viernes ante la falta de avances en las negociaciones, que podrían retomarse este miércoles.

De hecho, tras la interrupción de las negociaciones y el ccreciente riesgo de default (impago) por parte de Grecia, el ministro de Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, voló ayer a Atenas. Una fuente del Gobierno griego indicó al rotativo de la suspensión de una reunión "crítica" que debía desarrollarse en Atenas este lunes entre ambas partes había sido cancelada, aunque el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, podría retomar las conversaciones el miércoles.