Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consorcio español firma el contrato del Ave a la Meca el 14 de enero

El contrato de 6.700 millones supone el primero de gran magnitud que el país abre a la competencia internacional

El consorcio español ganador del concurso de la línea de alta velocidad que unirá Medina y La Meca y la autoridad ferroviaria de Arabia Saudí firmarán el próximo 14 de enero el contrato para la construcción de la infraestructura, dijeron a Efe fuentes empresariales. El acto de firma, que será en la capital saudí, Riad, en principio estaba previsto para el mes de noviembre, según señalaron en su día desde el Ministerio de Fomento, pero finalmente los saudíes han citado al consorcio el próximo sábado.

El tren de alta velocidad a La Meca es un proyecto de singular importancia tanto por la cuantía del contrato, que asciende a 6.700 millones de euros, como por el hecho de que es el primero de gran magnitud que el país abre a la competencia internacional.

La adjudicación del contrato se anunció oficialmente el 26 de octubre de 2011 después de un largo proceso en el que el consorcio español logró imponerse al grupo empresarial francés, el único que presentó ofertas en la fase final del procedimiento.

El consorcio español, denominado Al Shoula Consortium, está integrado por las empresas OHL, Renfe, Adif, Talgo, Indra, Cobra (perteneciente al grupo ACS), Copasa, Dimetronic, Inabensa, Imathia, Consulstrans e Ineco y las saudíes AlShoula y Al Rosan.

Las firmas españolas realizarán el 88% del proyecto y las saudíes el 12% restante. El megacontrato contempla el diseño y construcción de la vía y los sistemas ferroviarios (suministro eléctrico, catenaria, señalización, sistemas de telecomunicaciones, billetes), así como el suministro de 35 trenes de alta velocidad, con una opción complementaria para otros 23, y el mantenimiento de la vía y el material rodante durante 12 años.

El tren de alta velocidad conocido como el tren de los peregrinos cubrirá los 450 kilómetros que separan las dos ciudades santas del Islám, visitadas cada año por 2,5 millones de fieles, en menos de 2 horas y 30 minutos ya que su diseño permite alcanzar velocidades de hasta 320 kilómetros a la hora.