S&P deja la nota de solvencia de la Comunidad Valenciana a un paso del bono basura

La agencia justifica el recorte en que continuará registrando desviaciones presupuestarias este año

La agencia de medición de riesgo Standard & Poor's ha rebajado hoy la calificación de la deuda a largo plazo de la Comunitat Valenciana en un escalón de A hasta A-, con lo que la deja a un paso del bono basura, al considerar que continuará registrando desviaciones presupuestarias este año. En el comunicado en el que ha dado a conocer el recorte, S&P reduce también el rating a corto plazo del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) hasta A-2, y destaca su papel "crítico" como entidad financiera de esta autonomía.

Según esta agencia, la Comunitat Valenciana ha retrasado la puesta en marcha de "medidas significativas" de recorte del gasto durante la primera mitad de 2011, y su Gobierno parece "poco dispuesto" a hacer "un uso completo de su flexibilidad en la recaudación de impuestos". Ayer fue Fitch, la tercera en discordia de este negocio junto a Standard & Poor's y Moody's, quien devaluó la nota de la calidad crediticia de Asturias, Cantabria y Madrid.

La capacidad del Ejecutivo de la región para equilibrar ingresos y gastos se ve lastrada, en opinión de S&P, "por su falta de disposición a incrementar impuestos y por la tardanza en poner en marcha una reducción de costes ambiciosa". Además, cree que se ha producido una "sobreestimación de ingresos" y que el plan de reequilibrio 2011-2013 "introduce diversas suposiciones de difícil cumplimiento".

Según sus estimaciones, la carga de deuda del Gobierno valenciano llegará a un máximo en 2012 para reducirse después. La calificación se ve limitada por la "débil ejecución presupuestaria", su alta carga de deuda, la más alta de todas las regiones españolas y un situación de liquidez "negativa".

Esta situación se debe, según la agencia, a la "negativa" del Gobierno central de transferirle un anticipo de los 633 millones de euros de deuda relacionada con el modelo de financiación autonómica, después de que la Generalitat lo incluyera en sus presupuestos de 2011. También lo achaca a las dificultades del mercado, que han impedido que la Comuntitat pudiera colocar el volumen de deuda esperado.

En 2010, la Comunitat registró un ahorro bruto negativo del 7,6 % de los ingresos operativos, y un déficit después de gastos de capital de más del 24 % de los ingresos totales. No obstante, Standard & Poor's espera que el ahorro negativo mejore hasta el 5,3 % el próximo año y se convierta en positivo durante 2013 gracias a las liquidaciones del Gobierno central.

Asimismo, en el caso de que tuviera dificultades para conseguir fondos, esta agencia opina que el Gobierno central tiene "fuertes incentivos" para proporcionar apoyo a la Comunitat "en cantidad suficiente y a tiempo", porque, además, cualquier dificultad financiera de esta región afectaría negativamente a la reputación de España en los mercados internacionales.

La agencia advierte de que podría rebajar nuevamente la calificación de la Comunitat en un escalón si su déficit, después de las inversiones, se desvía nuevamente, con lo que la colocaría en el nivel del bono basura, una calificación que representa que es una inversión solo apta para especuladores. Aunque no ve "potencial" para una subida del rating en este momento, no espera que su calificación pueda dejar de considerarse como grado de inversión.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50