Sebastián asegura que Repsol YPF "va a seguir siendo española"

El ministro defiende que la alianza entre Pemex y Sacyr para controlar la petrolera y el interés de la mexicana en su tecnología y suministros no es un riesgo para su "españolidad"

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha recalcado que Repsol YPF "va a seguir siendo española" pese al acuerdo de sindicación de voto entre Sacyr y Pemex y no ve "ningún riesgo" en este sentido, porque el peso de los accionistas españoles es "claramente" mayor que el de los extranjeros y tanto su primer socio como el segundo son españoles. "Nosotros siempre hemos defendido la españolidad de Repsol YPF de estas dos formas", ha explicado Sebastián en los pasillos del Congreso, donde ha remarcado que "no hay riesgo en absoluto".

Según publica hoy en exclusiva EL PAÍS a partir de un documento interno de la petrolera estatal mexicana, Pemex espera "capturar beneficios concretos" en Repsol a bajo precio, así como "incidir" en sus decisiones estratégicas. Entre estos beneficios, la empresa destaca la posibilidad de acceder a la tecnología que utiliza Repsol en la exploración y la producción, especialmente en aguas profundas, y decidir sobre los flujos de suministro de crudo hacia sus propias refinerías.

Más información
Pemex espera "capturar beneficios concretos" en Repsol a bajo precio
La petrolera mexicana persigue hacerse con la tecnología de Repsol

Por su parte, el presidente de la asociación de grandes constructoras Seopan y exdirector de la Oficina Económica del Gobierno, David Taguas, asegura que el informe de Pemex acerca de su acuerdo con Sacyr para controlar Repsol es una "nota interna" que no se debe "malinterpretar".

"No voy a decir si eso responde o no a la realidad, pero me parece a mí, intuyo, que no deja de ser la típica nota interna de cualquier compañía donde se están defendiendo los intereses de su inversión y que podemos malinterpretar", ha asegurado Taguas en declaraciones a la COPE. "Por eso creo que es peligroso el tema", ha añadido.

"España, nos guste o no, es una economía abierta e integrada en el mundo, y por lo tanto estas empresas tienen tantos intereses fuera como dentro, o más", ha señalado el presidente de la patronal constructora.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, en la última sesión de control al Gobierno de la legislatura.
El ministro de Industria, Miguel Sebastián, en la última sesión de control al Gobierno de la legislatura.CHEMA MOY (EFE)

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS