Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera

El BCE duplica la compra de bonos de los países con problemas

El instituto emisor adquirió títulos de los periféricos por valor de 13.305 millones durante la semana pasada antes del repunte de las últimas dos jornadas. -Trichet urge a poner en marcha las medidas pactadas en julio

El Banco Central Europeo (BCE) invirtió la semana pasada 13.305 millones de euros en la adquisición de deuda soberana de los países de la eurozona, según ha anunciado este lunes la entidad presidida por Jean-Claude Trichet, que ha invertido un total de 129.000 millones de euros desde mayo de 2010 en el marco de su programa de compra de bonos en los mercados secundarios de deuda.

De este modo, el BCE ha duplicado el volumen de sus compras de bonos soberanos respecto a la semana pasada, cuando adquirió 6.651 millones, y según los analistas consultados se habrían centrado nuevamente en deuda de España e Italia. A pesar del notable incremento de sus adquisiciones, las primas de riesgo de ambos países han vuelto a situarse en los últimos días en sus niveles más elevados desde que el BCE anunciara a principios de agosto que intervendría en los mercados secundarios para adquirir deuda de España e Italia.

De hecho, desde el pasado jueves el diferencial de sus respectivos bonos soberanos a diez años respecto al bund ha superado nuevamente los 300 puntos básicos y, este lunes, alcanzaba en el caso de los títulos del Tesoro español los 337 puntos básicos, con un interés del 5,24%, mientras que en el de la deuda italiana escalaba a 364 puntos básicos, con un rendimiento del 5,55%.

En este sentido, por motivos técnicos relacionados con la liquidación de los contratos, la información publicada por el instituto emisor de la eurozona no muestra el importe de las adquisiciones realizadas el pasado jueves y viernes, días en los que se inició nuevamente el acoso sobre la deuda española e italiana.

En las cuatro semanas transcurridas desde que el BCE confirmara públicamente su decisión de intervenir activamente en los mercados de deuda la institución ha invertido 56.247 millones de euros en la compra de bonos soberanos, el 43,6% del total.

Llamamiento de Trichet

Con este panorama, Trichet ha instado a los países del euro a poner en marcha cuanto antes las medidas pactadas en la cumbre del 21 de julio para ayudar a los Estados miembros con problemas de deuda. Trichet, que dará el testigo al italiano Mario Draghi en noviembre, también ha reclamado a los Gobiernos de los países que comparten la moneda única avances en la integración económica y ha hecho un llamamiento para que fomenten el crecimiento y el empleo.

Ante el resurgir de las dudas sobre los países bajo presión en los mercados de deuda, Trichet ha afirmado que es preciso aplicar las medidas anunciadas hace más de un mes de forma "inmediata y convincente". Entre ellas, los países del euro se comprometieron a reforzar y ampliar las funciones de los fondos de rescate para auxiliar a los Estados con problemas y concretar cómo van a hacer partícipe al sector privado en el segundo rescate a Grecia. A la espera de que estas decisiones se apliquen, el BCE ha asumido el papel de socorrista de los llamados periféricos del euro con la compra masiva de bonos de España e Italia. Pero este programa, según ha recordado Trichet en varias ocasiones, es temporal y no convencional.

Durante una conferencia en París, Trichet ha defendido que es "absolutamente imprescindible" reforzar la coordinación económica de la zona del euro. En su opinión, esto "permitirá vigilar más de cerca la evolución presupuestaria nacional" y supervisar que los países cumplen con los límites al déficit. Para ello, el presidente del organismo ha recordado la necesidad de, tal y como ha hecho España, imponer por ley la sostenibilidad fiscal.

Esta semana, según informa Reuters, los analistas esperan que el BCE, dividido internamente por su intervención en los mercados de bonos para proteger a Italia y España, revise su programa, aunque dan por hecho de que continuará con las compras al menos durante varias semanas porque el incremento de los rendimientos de los bonos italianos, país que acumula las mayores preocupaciones por parte de los inversores, podría desestabilizar a toda la región. Además, también esta semana, Grecia buscará la forma de convencer a los inversores privados de que participen en un canje de bonos destinado a recortar su cuantiosa deuda de 340.000 millones de euros.