Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valeriano Gómez aboga por crear un impuesto para las retribuciones más altas

El ministro de Trabajo apuesta por imponer tipos fiscales "aumentados" a partir de determinados niveles

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha planteado la posibilidad de subir los impuestos a aquellos que superan determinados niveles salariales. Durante una entrevista concedida a Telecinco, Gómez ha dicho que se podría introducir "la imposición de tipos fiscales especialmente aumentados para este tipo de retribuciones; a partir de un nivel que se considere máximo, esos salarios deberían tener un gravamen fiscal mayor".

El ministro ha recordado que en el sistema privado español las empresas tienen completa libertad para decidir los sueldos máximos que quieren ofrecer, por lo que una de las formas que tiene el Estado para luchar contra las brechas salariales es la subida impositiva para determibnados umbrales de renta. "Este modelo retributivo que se ha ido imponiendo a lo largo de los últimos 20 años, con diferencias salariales que a veces superan las 1.000 veces entre los directivos mejor pagados y los trabajadores que están al final de la escala retributiva es un modelo que no tiene ningún futuro; es imposible pensar en fidelizar a la gente a base de mantener ese tipo de diferencias", ha asegurado.

Gómez ha tildado estas diferencias de "lacerantes", sobre todo "en épocas de crisis en las que se están pidiendo sacrificios a la gente" y ha señalado que otros países ya "están pensando" en la posibilidad de aplicar este tipo de gravámenes "especiales". Sobre este extremo, el ministro ya calificó el jueves de "exceso" la retribución por importe máximo de 10,15 millones de euros anuales que percibirá la cúpula directiva de Bankia, el grupo que integran Caja Madrid, Bancaja y cinco cajas más.

Gómez además ha criticado el desarrollo de la construcción "hasta límites insospechados", al recordar que llevó a España a tener 2,7 millones de empleados en el sector, más que los que tenía Alemania, cuando este país cuenta con una población que duplica a la española. "Esto es lo que no debe volver a ocurrir", ha sentenciado.