Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Trichet critica a Bruselas por proponer una tasa Tobin solo para Europa

El presidente del BCE advierte de que si no se aplica a nivel global provocará la huida de entidades. -Denuncia la "estrechez de miras" de Alemania por insistir en la inclusión de la banca en los rescates

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha rechazado este jueves la propuesta de la Comisión de crear en Europa una tasa sobre las transacciones financieras, similar a la tasa Tobin, para financiar el presupuesto comunitario por considerar que provocará deslocalizaciones de la industria financiera hacia países emergentes. Por otra parte, ha criticado la "estrechez de miras" de los Gobiernos de la eurozona por insistir, a petición sobre todo de Alemania, en que la banca contribuya al segundo rescate de Grecia. Trichet ha defendido que las privatizaciones son una alternativa mejor para financiar al país.

"Una tasa especial sobre las transacciones financieras que se impusiera sólo Europa y no en el resto del mundo, y en particular en los principales mercados, se traduciría en una pérdida importante de actividad para Europa y tendría inconvenientes temibles en un momento en que es importante tener la mayor actividad posible en Europa", ha avisado Trichet en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

"Si algunas transacciones se consideran más caras en Europa que en el resto del mundo, irán la resto del mundo. No tenemos ninguna duda sobre esto", ha resaltado el presidente del BCE. "Pido gran prudencia a la hora de introducir algo que no sea mundial en estos momentos", ha insistido.

"La industria financiera -que debe ser regulada, controlada y situada en un entorno que permita la máxima resistencia- es una industria importante para el conjunto de los países avanzados y de los países emergentes, que se están dotando de mercados de una importancia considerable", ha señalado Trichet. A su juicio, la introducción de la tasa Tobin equivaldría a poner "arena en la maquinaria" del sistema financiero en lugar de corregir sus problemas.

La Comisión Europea propuso este miércoles crear una tasa sobre las transacciones financieras, a imitación de la tasa Tobin, y un nuevo IVA comunitario para financiar el presupuesto de la UE del periodo 2014-2020 y reducir así las contribuciones directas de los Estados miembros, que en la actualidad representan casi dos tercios del total. Estos dos nuevos impuestos podrían generar alrededor de 60.000 millones de euros en 2020, un 40% del presupuesto anual de la Comisión.

Berlín critica por elevados los presupuestos de la Comisión Europea

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwlle, ha criticado hoy duramente los presupuestos presentados por la Comisión de la Unión Europea para los años 2014 a 2020 al considerarlos demasiado elevados. "Mi primera impresión es que la Comisión ha situado el volumen total del marco financiero muy por encima de lo que considera aceptable el Gobierno federal (alemán)", ha dicho hoy en Berlín el jefe de la diplomacia alemana.

Tras subrayar que "necesitamos también en el seno de la UE una estricta limitación del gasto", Westerwelle comentó que para financiar los gastos de la Unión Europea debería bastar un uno por ciento del rendimiento económico de los 27.

"Esto supone entre 2014 y 2020 no menos de 1 billón de euros", ha afirmado Westerwelle, quien ha rechazado también los planes de presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para introducir un impuesto ya que "la Unión Europea no tiene un problema de financiación".

Barroso presentó la pasada noche unos presupuestos para los citados años de 972.000 millones de euros que equivalen al uno por ciento del rendimiento económico de los 27, pero que no incluyen los gastos para los fondos de ayuda al desarrollo ni para el reactor de fusión ITER.

Más información