Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La presión contra los países periféricos del euro se frena

La prima española baja a los 250 puntos básicos. -El Ibex cierra con un avance del 1,9%

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, afronta hoy una moción de confianza decisiva con vistas a aprobar, la semana que viene, los nuevos recortes que le exigen Bruselas y el FMI para desbloquear las ayudas. No obstante, aunque la votación en el Parlamento griego tendrá lugar a medianoche (hora local), los mercados ya han dado su voto a favor del dirigente con subidas generalizadas en las Bolsas y una tregua en el castigo contra la deuda de los llamados periféricos del euro.

En los mercados de deuda, esta confianza se ha traducido en recortes en las primas de riesgo de los países bajo sospecha. La prima o riesgo país de España, que es el sobreprecio exigido a sus bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia, bajaba más de 10 puntos básicos hasta los 250. Con esta mejora, trata de dejar atrás el repunte sufrido en la última semana por el efecto contagio del temor a un impago de Atenas, aunque aun está demasiado por encima de los niveles previos al desbordamiento de los problemas de Grecia en abril.

Almunia reitera que España está haciendo los deberes y avanzando en las reformas

También mejoraban las primas de riesgo de Italia o Béligica, los otros dos Estados que completan el grupo de los periféricos junto a los ya rescatados Grecia (1.406, 30 puntos menos), Irlanda (845, cuatro menos) y Portugal (814, cuatro por debajo del cierre de ayer).

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido que más que observar el diferencial con el bono alemán, "que puede que baje las rentabilidades que paga por su deuda", hay que mirar el de otros países como Italia o Bélgica, con los que ese diferencial se mantiene constante. Una optimista Salgado ha explicado que el diferencial con el bono alemán no se está disparando y ha añadido que lo que hay es una inestabilidad que afecta a muchos países. Así, ha subrayado que los datos de la economía española están mejorando, si bien ha admitido que no se crea todo el empleo que se desea, "para lo cual el Gobierno está haciendo las reformas precisas lo antes posible".

El vicepresidente europeo y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, también se ha mostrado positivo: "España está haciendo los deberes", ha destacado antes de valorar la reestructuración de las cajas y el resto de reformas. Además, se ha mostrado confiado en que la UE va a sacar adelante el tema de Grecia de aquí al 3 de julio.

España y Grecia acuden al mercado a financiarse

Hoy, el Tesoro ha acudido al mercado para emitir letras a 3 y 6 meses. Con la operación ha captado algo menos de 3.000 millones, por debajo del objetivo máximo de 3.250 millones. La demanda ha multiplicado por cinco la oferta y el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha logrado reducir la rentabilidad de los títulos con vencimiento dentro de medio año hasta el 1,789%.

También Grecia ha acudido hoy al mercado para vender 1.625 millones de euros en letras a tres meses -ya que solo tiene opción a títulos a muy corto plazo-. Pese a la que está cayendo, la de hoy ha sido la mayor emisión en lo que va de año, aunque le ha salido caro. Frente a la rentabilidad del 4,06% de mayo, ha tenido que elevar el interés de los títulos al 4,62 %. La demanda, por su parte, casi ha triplicado la oferta. La diferencia entre lo que le cuesta a uno y otro país salir a buscar financiación se nota por sí sola.

Sobre Grecia, la agencia de calificación Fitch ha reiterado que, tal y como ya advirtió el pasado 15 de junio, considerará cualquier refinanciación voluntaria de los vencimientos de los bonos soberanos griegos como una suspensión de pagos y que recortará, por este motivo, su calificación crediticia. No obstante, ha añadido una pequeña novedad: "Una reestructuración de la deuda pública griega no tiene que suponer automáticamente un default (impago) para los bancos griegos", ha dicho Cristina Torrella, analista de Fitch. Esta decisión supone una excepción a la regla que fija que ninguna empresa de un determinado país puede tener mejor nota que el Estado en el que está radicada.

En la renta variable, tras el castigo de los últimos días, los inversores han optado hoy por dejar a un lado sus dudas sobre el final de la crisis para aprovechar los precios bajos -el índice agregado de los principales valores europeos (Stoxx600) está en mínimos de tres meses- con vistas a volver a entrar en Bolsa. Al cierre, el español Ibex 35 ha avanzado un 1,9% y mañana abrirá en 10.231 puntos. Al final, además, se ha visto superado por algunos de los otros parqués de referencia en Europa por el tirón de Wall Street. Así, Fráncfort y París han repuntado otro 1,9% y un 2%, Londres un 1,4% y Milán, que ayer cotizó con pérdidas del 2% la amenaza de Moody's de recortar su nota de solvencia, también ha cerrado en verde. Al cierre en Europa el Dow Jones ganaba un 0,80%. El euro, por su parte, también se apreciaba frente al dólar y se intercambiaba a la misma hora en 1,436 unidades del billete verde.