Los consejeros 'abertzales' exigen paralizar el proceso de fusión de las tres cajas vascas

Piden retrasar la operación hasta que los cargos de Bildu entren en las asambleas

Los consejeros de la izquierda abertzale en BBK, Kutxa y Caja Vital exigieron ayer la paralización del proceso de fusión que han emprendido hasta que se constituyan las instituciones salidas de las elecciones municipales y forales del pasado 22 de mayo, en las que la coalición independentista consiguió ser la segunda fuerza más votada en Euskadi.

En un comunicado remitido por los representantes abertzales, solicitan retrasar el proceso de fusión hasta la primera asamblea del próximo año, cuando está prevista la elección de los nuevos representantes. La irrupción electoral de Bildu, que simpatiza con la izquierda abertzale, le dará un peso considerable en los órganos de gobierno de las tres cajas, princialmente en la guipuzcoana Kutxa. Este es el primer movimiento firme que los independentistas realizan tras los comicios del 22-M en contra de lo que consideran la "bancarización" de las tres entidades ahorradoras. El sindicato LAB también anunció la pasada semana, en la misma línea, su rechazo al proceso de integración de las cajas.

"Quienes dirigen estas cajas y quienes les apoyan políticamente (PNV-POE-PP) intentando acelerar el proceso de bancarización no pueden hacer como si las elecciones del 22 de mayo no hubieran existido", aseguran en la nota.

Esta reclamación de la izquierda abertzale se produce la víspera de la reunión, prevista hoy, en la que los actuales representantes de BBK, Kutxa y Caja Vital han convocado para explicar a los sindicatos las consecuencias laborales del proceso de unión y si llevará aparejado algún tipo de ajuste o recorte de plantilla.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS