Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI critica la dualidad del mercado laboral de España y su rigidez salarial

El organismo propone bonificar la contratación y reducir la brecha entre el empleo temporal y el fijo.- Afirma que los planes de estímulo se van a quedar cortos para atajar el problema del paro

Los bajos tipos de interés y los planes de estímulo van a quedarse cortos al afrontar el problema del paro en las economías avanzadas, sobre todo en países como España, donde no se ve mejora a corto plazo. Por eso el Fondo Monetario Internacional propone varias medidas para potenciar el empleo, como bonificar la contratación y reducir la dualidad entre el empleo temporal y el fijo, fenómeno que junto a la rigidez salarial impide la recuperación en el empleo.

El análisis del FMI, que se incluye en su informe de primavera, toma como punto de referencia la dinámica del mercado laboral en los periodos de recesión y repunte vividos en 21 países durante los últimos 30 años. La incertidumbre aún es alta, y eso provoca que muchas empresas no contraten y opten por explotar al máximo la productividad de sus empleados.

"España ha sufrido el mayor incremento del paro entre las economías avanzadas"

El modelo de contratación español "incrementa la pérdida de empleo" por la rigidez salarial

"El combate del paro es un reto político mayor", indica el FMI. Tras una recesión típica, el mercado laboral empieza a recuperarse tres trimestres después del repunte de la actividad económica. Pero cuando está asociada a crisis financieras y al colapso en la vivienda, se retrasa. Por eso el FMI proyecta que el paro se mantenga en torno al 9% en las economías avanzadas hasta final de 2011.

España, como recuerda el organismo, es el país que "ha sufrido el mayor incremento del paro entre las economías avanzadas". Y profundiza en un detalle. En economías donde la temporalidad es alta, el paro fluctúa con más rapidez frente a los cambios en el ciclo. "Esta cuestión se ha hecho cada vez más prominente desde los años ochenta, especialmente en España", apunta el estudio.

Otro factor importante que trata el FMI en su análisis es la flexibilidad en los salarios. El modelo de contratación centralizado que se sigue en España "incrementa la pérdida de empleo", porque "impide un ajuste de los sueldos a la deflación". "Los sueldos subieron casi un 3% en 2009 a pesar de una caída del 7% en la tasa de empleo", precisa el documento.

Reformar el mercado laboral

A partir de lo visto durante el pasado en las 21 economías sometidas a examen y ante la perspectiva de que países como España sigan sufriendo una alta tasa de desempleo, el FMI insiste en la necesidad de que se lancen políticas para impulsar la creación de empleo y que, a largo plazo, incentiven la flexibilidad en los salarios y reestructuren el mercado laboral.

Las políticas monetaria y fiscal son instrumentos útiles para potenciar la creación de nuevos puestos de trabajo, por su impacto en la actividad económica. Pero hay otros mecanismos que, según el FMI, pueden impulsar la creación de empleo, como la concesión de subsidios temporales a la contratación. "Esto podría ayudar a romper con la actitud de ver y esperar", precisa.

Los relatores del informe entran en este punto a analizar el efecto de la temporalidad. Concluyen que no debe prohibirse en este momento, porque su efecto puede ser peor del deseado. Pero si recomienda que en países donde el empleo temporal es alto, se avance hacia un sistema de contratación que apoye a la vez la contratación y garantice la protección del empleado.

Es decir, como explicó el economista Ravi Balakrishnan, se trata de que en países como España se vaya reduciendo de una forma progresiva esa dualidad en el mercado laboral, para que los dos tipos de contratos converjan. El relator admite, sin embargo, que la transición no está exenta de retos.