Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Correos se encierran en el Ministerio de Fomento

Los sindicatos denuncian la falta de negociación y la voluntad del Gobierno de reducir la plantilla en 15.000 personas

Un grupo de trabajadores de Correos han iniciado hoy un encierro sindical indefinido en las dependencias del Ministerio de Fomento en Madrid por "la ausencia completa de diálogo por parte del Gobierno en relación al futuro" de la empresa y su plantilla, formada por más de 67.000 trabajadores, ante la próxima liberalización completa del sector.

Según han denunciado los sindicatos CC OO, CSIF, CGT y Sindicato Libre en un comunicado, el Ministerio, "tras dos años de ausencia total de diálogo social y de aplicación unilateral de medidas", les han convocado por teléfono a "una reunión paripé". Los representantes de los trabajadores, que recuerdan que llevan un año y dos meses con la negociación del convenio bloqueada, critican que esta entrevista está "vacía de contenidos" y se ha puesto en marcha con el objetivo de "neutralizar" las movilizaciones que se han impulsado en todo el país con vistas a garantizar las condiciones de los trabajadores pasado junio.

Para los sindicatos, el Gobierno "sigue ocultando a los grupos políticos, a las organizaciones sindicales y a los usuarios un borrador de Ley Postal que se quiere meter a escondidas en el Parlamento para que pase inadvertida y sin consenso alguno". Además, los trabajadores también denuncian que el Ministerio intenta esconder un plan estratégico que "desde hace meses tiene en sus manos y que, en su contenido, anuncia la pérdida de más de 15.000 empleos en Correos".

Dentro de sus reivindicaciones, los sindicatos también advierten del perjuicio en el servicio que conllevará la reducción presupuestaria dictada por el Gobierno. Según añaden en la nota, los presupuestos para este año reducen en un 50% la partida destinada a Correos. Así, lamentan que los 75 millones de euros previstos no cubren las necesidades reales para financiar la prestación del servicio postal universal, que cifran en 240 millones de euros.