Gamesa plantea 150 despidos y el cierre de la planta de Alsasua

La multinacional presenta junto al ERE un resultado neto de 115 millones

Gamesa invierte en el extranjero y desinvierte en España. La multinacional eólica, con sede social en Vitoria, anunció ayer que va a presentar a la autoridad laboral un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de 150 empleos por el cierre de su planta de Alsasua (Navarra) y la regulación de 362 trabajadores más en el resto de España. "El sector eólico está totalmente paralizado", aseguró ayer mismo su presidente, Jorge Calvet, en una reunión en Madrid con inversores. La plantilla de la multinacional suma 4.356 trabajadores.

Gamesa quiere regular durante un máximo de 180 días a 55 trabajadores de Sigüeiro (A Coruña), a 60 más en Tauste (Zaragoza) a otros 60 en Miranda de Ebro (Burgos) y 37 en Medina del Campo (Valladolid). Sin embargo, en el caso de Alsasua va a cerrar la planta, ya que a la mala situación del mercado "se le suma la inviabilidad de la fabricación de otros productos futuros", asegura la empresa en una nota. El comité de empresa de Gamesa en Alsasua está controlado por ELA y LAB.

Apenas diez minutos después de anunciar estos expedientes, la compañía hizo públicos sus resultados de 2009. La compañía ganó 115 millones de euros netos, un 64% menos que el ejercicio anterior. "Europa, en general, se resiente todavía de las restricciones al acceso de crédito, que ha paralizado o ralentizados numerosos proyectos" apuntó Calvet, tras señalar que, pese a todo, la firma invertirá en 2010 por valor de entre 150 y 200 millones de euros.

El presidente de la compañía agregó, no obstante: "Estamos viendo la luz al final del túnel". El grupo prevé mejorar sus resultados en la segunda parte del año, de la mano de su actividad en el mercado asiático y para 2011 espera alcanzar ventas récord, como en 2008.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS