Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis elevará el paro mundial hasta los 230 millones de parados

La OIT insta a España a alcanzar un gran pacto social y al G-20 a tomar medidas contra el desempleo

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavía, considera que para luchar contra la lacra del desempleo, España debe alcanzar un pacto nacional de gran espectro. Según el Informe sobre las Tendencias Mundiales del Empleo 2009 que ha publicado hoy la institución, el número de parados podría aumentar en 50 millones y alcanzar los 230 millones de desempleados en el mundo por culpa de la crisis internacional.

Sobre el caso concreto de España, Somavía ha sido claro: "Se requiere diálogo político, este no es el momento para que los países tomen los grandes problemas de la gente desde una perspectiva puramente política y se necesita diálogo social entre empresarios y trabajadores con el objetivo de ir resolviendo los problemas desde el interior de la empresa o del sector". España, ha añadido, "ha tenido una gran fuerza para ser capaz de desarrollar el diálogo social desde los acuerdos de la Moncloa y esto ha seguido a través de los distintos gobiernos".

Volviendo al informe de la OIT, el aumento hasta los 230 millones de parados constituye el peor escenario previsto en el informe. La segunda previsión, más benigna, es una tasa de desempleo mundial del 6,5%, lo que llevaría al paro a 30 millones de personas, y el global a 210.

La OIT ha tomado como base para hacer sus cálculos los datos de crecimiento mundial establecidos por el Fondo Monetario Internacional el pasado noviembre y que indicaban un aumento del 2,2%. Dado que esta cifra va a ser modificada a la baja hoy, "lamentablemente el primer escenario con el que trabajábamos ya lo descartamos", ha explicado Somavía.

"Debemos tener claro que la actual crisis provocará un incremento importante del desempleo, así como del trabajo vulnerable", ha especificado Somavía, antes de añadir que "estas previsiones son realistas y no alarmistas, porque pueden o no concretarse en función de las políticas que apliquen los distintos gobiernos; si se toman las medidas correctas, tal vez el peor escenario no se cumplirá".

En esta línea, ha hecho un llamamiento para que los países que forman el G-20 (grupo de países industrializados y países emergentes) tomen cartas en el asunto del empleo en su nueva reunión en Londres el próximo abril. "Al mismo tiempo que toman medidas para luchar contra el descalabro del sistema financiero, sería necesario que también establecieran mecanismos para luchar contra la pobreza, y en especial contra el desempleo que la provoca", ha comentado Somavía.