Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de América Latina entra en su escenario más pesimista

Un informe de la ONU estima que ya se percibe un descenso de las exportaciones y la caída de los bienes primarios

Naciones Unidas ha advertido hoy en México de que la economía de América Latina entró de lleno en el escenario más pesimista pronosticado por las agencias del organismo multilateral y que las previsiones optimistas "ya no son válidas" para la región. Según los expertos, América Latina, la región más desigual del mundo, corre un riesgo "considerable" de que la brecha entre pobres y ricos se incremente por el aumento del desempleo y la informalidad, que afectarán sobre todo a los hogares con menores ingresos.

Durante la presentación del apartado latinoamericano del informe Situación y perspectivas de la economía mundial, el director de la Unidad de Políticas de Desarrollo y Análisis del Departamento de Análisis de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, Robert Vos, ha indicado que en el peor de los casos la región tendrá en 2009 un crecimiento negativo del 0,2%. "Para 2009 el escenario optimista ya no es válido", mientras que el escenario base "podría todavía darse con un poco de suerte", ha argumentado Vos.

Según los cálculos de la ONU, un desempeño "optimista" de la economía de América Latina y el Caribe significaría una expansión del Producto Interior Bruto (PIB) de la región de un 2,7%, mientras que el escenario "de base" pronostica un crecimiento del 2,3%.

El estudio fue realizado en conjunto por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Los efectos de la crisis en Latinoamérica

De acuerdo con las previsiones pesimistas para las dos mayores economías latinoamericanas, el PIB de Brasil crecerá un 0,5%, y el de México se contraerá un 1,2%.

El director de la oficina subregional de la CEPAL en México, Jorge Máttar, ha explicado que la región resentirá "diferenciadamente" los efectos de la crisis económica mundial especialmente en las exportaciones, precios de bienes primarios, remesas, turismo, Inversión Extranjera Directa (IED) y la liquidez crediticia.

Máttar ha detallado que los precios de bienes primarios han caído, aunque en el caso de los alimentos, minerales, metales y petróleo, "todavía se encuentran a niveles superiores a los registrados al principio de la década" actual, por más que hayan experimentado recientemente "una caída muy fuerte". Sudamérica será la más afectada por un descenso de los precios de los bienes primarios porque en esa zona "los ingresos de exportación se derivan principalmente del petróleo, metálicos y minerales", sostiene una parte del informe.

Por el lado de las remesas, los países más dependientes a ellas, como los centroamericanos y los caribeños, se verán en mayores dificultades que los suramericanos. Además Máttar espera que haya "gran volatilidad" en los envíos de dinero desde EEUU hacia la región.

Asimismo, ha agregado, "es de esperar que una economía mundial que está estancada o en recesión generará menos turistas", algo que en América Latina "se va a reflejar". En este caso, las naciones más perjudicadas por un pobre desempeño turístico serán las del Caribe y Centroamérica, donde este sector representa una mayor proporción del PIB.

Crisis financiera

El directivo de la CEPAL ha manifestado que el aumento del costo del crédito y la falta de liquidez internacional tendrán un efecto negativo en América Latina, pero resaltó que "a diferencia de otros años, el sector privado (en la región) está más expuesto, dado que su deuda externa ha estado creciendo en los últimos años más que la deuda pública".

Por su parte, Vos ha advertido de que la reciente apreciación del dólar en muchos países de Latinoamérica es un fenómeno "temporal" y ha pedido a los países tener "mucho cuidado" para evitar un "aterrizaje forzoso" del tipo de cambio, lo cual "podría crear un nuevo pánico".