Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán propone incentivos fiscales urgentes para reflotar el sector del automóvil

La Generalitat reclama 409 millones en ayudas para la industria catalana

El Gobierno catalán ha propuesto al Ejecutivo central un paquete de medidas inmediatas para el rescate del sector del automóvil, con un importante acento en los incentivos fiscales a la compra de vehículos. El documento, que la Generalitat asegura haber consensuado con las patronales y los sindicatos, asume en parte algunas reivindicaciones de la patronal de fabricantes, Anfac, como la supresión del impuesto de matriculaciones durante el primer trimestre del año.

El plan también propone la posible deducción por compra de vehículos en el IRPF a particulares y trabajadores autónomos y el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a entidades que financien la compra de vehículos. También incluye medida de ámbito laboral la moratoria en los pagos a la Seguridad Social para los proveedores, avales que financien el circulante de las empresas y el apoyo a la innovación y formación.

La Generalitat no ha evaluado el coste fiscal de estas medidas, dado que no son concretas, pero sí ha hecho números y ha calculado que la industria asentada en Cataluña debe recibir en ayudas "como mínimo" 409 millones de euros. Esta relaciona la línea de circulante del ICO (de 10.000 millones en toda España, de los 610 deberían destinar al sector, por su peso en el PIB) y los recursos del Ministerio de Industria para el plan de competitividad del sector de la automoción (que ascienden a 800 millones), con el peso del empleo del sector de Cataluña en el conjunto de España, que es del 29%.

El consejero de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, ha explicado que le gustaría "que el plan se llevase a cabo al 100%", aunque la mayor parte de acciones están en manos del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Algunas medidas, como las de los avales y las ayudas a la formación, sí dependen de la Generalitat.

UGT de Cataluña, de momento, cree que el plan está "descompensado", con más medidas fiscales que de liquidez a las empresas.