Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush pide una mayor explotación y prospección de petróleo en territorio estadounidense

El presidente de EE UU reconoce que la economía está "lenta" y que eso se reflejará en las cifras que se difundirán mañana

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha propuesto hoy aumentar la prospección y explotación de petróleo y gas natural en territorio de su país para hacer frente al alza de los precios de la energía, y ha pedido al Congreso leyes en este sentido. "Debemos dar una señal a los mercados de que estamos dispuestos a explorar en nuestro territorio, y de que vamos a construir nuevas refinerías", ha afirmado Bush en una rueda de prensa.

El mandatario estadounidense ha reconocido la "ansiedad" que sufren los ciudadanos por los altos precios de los combustibles al tiempo que ha rechazado una propuesta del partido demócrata de imponer un impuesto a las compañías petroleras, que este año están alcanzando beneficios récord, dado que en su opinión, este gravamen se "trasladaría al consumidor vía precios".

En los últimos días, los precios del crudo tipo Texas han alcanzado récords en torno a los 120 dólares el barril, en tanto que el precio medio de la gasolina se encuentra en EE UU cerca de los cuatro dólares el galón (3,79 litros).

En una rueda de prensa en la Rosaleda de la Casa Blanca, convocada por sorpresa para calmar los temores de los ciudadanos sobre la marcha de la economía, Bush se quejó de que no se haya construido una refinería nueva en suelo estadounidense en los últimos 30 años.

Al ser consultado sobre el crecimiento económico, Bush ha reconocido que la actividad está "lenta" y ha considerado que eso se verá plasmado en las cifras del tercer trimestre, que serán publicadas mañana miércoles.

Sin tocar las reservas estratégicas

Bush ha descartado además la posibilidad de utilizar la reserva nacional de petróleo, al considerar que no serviría para frenar la subida de los precios. Ha dicho que de los 85 millones de barriles diario de la demanda mundial, las llamadas reservas estratégicas representan una décima parte del 1%.

En su opinión, solo un incremento de la capacidad de producción de Estados Unidos, el mayor consumidor del mundo, podría reducir las tensiones en los precios de los combustibles.