Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superávit del Estado se reduce a la mitad en el primer trimestre por el IVA y el petróleo

Las Administraciones Públicas cierran marzo con unos excedentes equivalentes al 0,29% del PIB y 3.276 millones frente a los 6.747 millones de hace un año

El Estado ha registrado hasta marzo un superávit de 3.276 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional (el 0,29% del PIB) frente al excedente de 6.747 millones obtenido en el mismo periodo del año anterior, lo que representa un descenso del 51,4% por la desaceleración del sector inmobiliario -que ha ralentizado los ingresos por IVA- y al alza del petróleo, según ha informado hoy el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.

Esta evolución a la baja del superávit es, según Ocaña, "acorde con la situación económica", aunque ha asegurado que está " muy cercano a las previsiónes presupuestarias" realizadas por el Gobierno para este ejercicio.

Este descenso se debe, según el secretario de Estado, a "una evolución desigual de los distintos impuestos, con un crecimiento sostenido del IRPF y del de sociedades, y un comportamiento a la baja del IVA que se debe de forma destacable a la mala evolución de este tributo que satisfacen las pymes vinculadas a la construcción".

Esta mala evolución del IVA de las pymes, que registra una caída del 16,6% respecto al último trimestre del año pasado, contrasta con los resultados de las grandes empresas, "que siguen con un comportamiento positivo".

Concretamente, este superávit es consecuencia de unos pagos que se han situado en 35.022 millones de euros, con un aumento del 12,8%, mientras que los ingresos han ascendido a 38.298 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,3%.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado ha alcanzado un superávit de 1.272 millones de euros, frente a los 2.316 millones del mismo periodo del año anterior.

A pesar de que el secretario de Estado ha insistido en que estas cifras están en la línea de lo previsto, sí ha admitido que van a tener que modificar sus expectaivas "en los próximos días", para reflejar el impacto que en las arcas del Estado tendrá la devolución de 400 euros del IRPF a los contribuyentes.

Sin embargo, Ocaña se ha mostrado convencido de que esta medida, que supondrá un coste de unos 6.000 millones de euros, "va a reducir el superávit, pero no nos va a llevar a tener un déficit", ha añadido. No obstante, también ha asegurado que también es de esperar que esta medida tenga un retorno en un mayor consumo por parte de los ciudadanos.

Un incremento de los ingresos que, aunque ha asegurado que es "dificilísimo de valorar", ha añadido que "según los expertos" se situará en el entorno de las dos décimas de crecimiento del PIB.

Además, ha admitido que en el Gobierno "existe la previsión" de que aumente el gasto de las prestaciones por desempleo ante la expectativa de que empeore la evolución del año pasado. Sin embargo, ha afirmado que "existen unos remanentes importantes en los Servicios Públicos Estatales para hacer frente a este incremento".

En esta reducción del superávit también han influido los tres primeros meses de funcionamiento del conocido como cheque bebé, que ya ha supuesto un gasto adicional de 266 millones de euros.

Los recursos no financieros del Estado ascendieron hasta marzo a 38.298 millones de euros, mientras que los empleos no financieros se elevaron a 35.022 millones. Por su parte, los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 24.962 millones de euros, un 3,6% menos que en igual periodo de 2007. En el caso del IVA, la recaudación se elevó hasta los 19.335 millones de euros, un 5,7% menos.

Aumentan los impuestos especiales

En cuanto a los impuestos especiales, estos se elevaron hasta los 4.805 millones, tras crecer un 4,3%. Así, el Impuesto sobre las Labores del Tabaco aumentó un 14,2% y el Impuesto sobre Hidrocaburos descendió un 1,3%, por el menor consumo debido al encarecimiento del crudo. Así, la recaudación neta en este periodo ascendió a los 51.693 millones de euros, un 3,4% más que en el mismo periodo de 2007.

Por su parte, los pagos no financieros representaron un total de 36.909 millones de euros, lo que refleja un incremento interanual del 4,1%. En cuanto a los gastos financieros, éstos aumentaron un 14,6% hasta los 6.532 millones de euros.

Asimismo, a finales del pasado mes de marzo, el Estado alcanzó una capacidad de endeudamiento de 4.523 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior tenía una necesidad de endeudamiento de 9.825 millones de euros.

Pese a estos datos, Ocaña se ha mostrado positivo respecto a la situación de las cuentas del Estado. En su opinión, pese a los problemas del sector de la construcción, "la evolución del IRPF y de las retenciones de trabajo siguen fuertes". Sobre la construcción, ha admitido que "hay una ralentización de la actividad y las compraventas están en niveles bajos", pero ha asegurado que esto se debe a dos elementos, por un lado "la saturación del mercado" y, por otro, "un elemento coyuntural, que aparece cuando se produce ese cambio en los precios". En estos casos, según Ocaña, "el comprador se retrae para ver cuál es la evolución de los precios".

Asimismo, ha admitido que "hay una inflación relativamente fuerte, y esto también influye en el consumo", pero añadió que, a excepción de la construcción, "sigue relativamente fuerte, no con las tasas de crecimiento enormes de hace un año y hace dos, pero sigue relatiamente fuerte".