Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno invierte en el sector del calzado para hacer frente a la amenaza china

Los ministros de Trabajo y de Industria firman en Elche un plan de subvenciones a fondo perdido y créditos blandos para mantener los 40.000 empleos actuales

Los ministros de Trabajo, Jesús Caldera, e Industria, Joan Clon, han rubricado hoy en Elche (Alicante) el plan de apoyo al sector de fabricación y componentes del calzado, curtidos y marroquinería que, con 49 millones de euros hasta 2011, pretende relanzar al sector y mantener los 40.000 empleos actuales.

El plan de apoyo consta de subvenciones a fondo perdido y créditos blandos dirigidos tanto a "fortalecer" a las empresas que se han adaptado a la competencia de los países asiáticos como también para paliar los efectos de las reestructuraciones de personal de otras que no han podido sobrevivir en un mercado de creciente globalización.

El ministro de Industria ha confiado en que el plan, aprobado el pasado 5 de octubre en Consejo de Ministros, permita "rediseñar" un futuro competitivo para el sector, que cerró el pasado año con una producción de 120 millones de pares de zapatos.

La formación continua, el diseño, la marca, las nuevas estrategias comerciales y de internacionalización serán algunos de los aspectos que primarán dentro de esta iniciativa destinada al "relanzamiento" del calzado español, ha insistido Clos.

Segundo productor de la UE y décima del mundo

Ha recordado que España es el segundo productor de la UE y el décimo del mundo y que con las medidas contempladas con el acuerdo de empresarios y trabajadores se quiere "mantener y superar" estas posiciones pasando desde un producto de "coste asequible a otro más elevado para su incorporación a los mercados mundiales de mayor valor añadido".

Clos ha añadido que el sector ya ha trabajado en esta dirección, como lo demuestra que en los primeros meses de 2007 se haya sostenido la producción y aumentara su valor, tendencia que será respaldada por el plan.

Por su parte, el titular de Trabajo ha destacado que este documento es fruto del "diálogo social" y ha subrayado que, a diferencia de otros puestos en marcha en el pasado, se pretende "evitar la pérdida de empleos" y pasar de la cultura "de la prejubilación a la del fomento del empleo".