Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Air Madrid no hizo caso de los consejos de sus técnicos

Le recomendaban acatar las recomendaciones de Fomento, pero cerró la compañía tras la reunión en la que participó Miguel Ángel Rodríguez

El presidente de Air Madrid, José Luis Carrillo, cambió de estrategia y desoyó los consejos de sus técnicos tras la reunión a la que asistió el ex portavoz de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, según ha podido saber la Cadena SER. De esa reunión salió la estrategia de cerrar la compañía antes de que concluyera el plazo dado por el Ministerio de Fomento para solventar sus deficiencias.

Los técnicos de Air Madrid le habían aconsejado a José Luis Carrillo que acatara las recomendaciones del Ministerio de Fomento para tratar de solventar las deficiencias detectadas. Eso suponía recortar vuelos, operar con restricciones pero garantizar el futuro de la compañía y los puestos de trabajo. Carrillo desechó estas recomendaciones y decidió cerrar la compañía tras la reunión a la que asistió Miguel Ángel Rodríguez y en la que se diseñó una estrategia política y mediática para tratar de erosionar al gobierno con la crisis de Air Madrid.

Se trataba, según las fuentes consultadas por la Cadena SER, de ganar por la mano al Gobierno, pillarle desprevenido e iniciar una estrategia de confrontación política en la que participarían también los medios de comunicación afines al PP, El Mundo y la COPE, buscando como primer objetivo el Ministerio de Fomento y, en una segunda fase, arremeter contra la propia presidencia del Gobierno, bajo la acusación de ineficacia en la gestión y desamparo de los sectores más desfavorecidos. Una estrategia política a desarrollar en paralelo con la propia estrategia jurídica de la compañía. El presidente de Air Madrid "compró" la propuesta y al día siguiente anunció el cese de actividades de la compañía.

El ex portavoz de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, admite que se celebró dicha reunión y que participó en ella. Pero nada más. Según Rodríguez, acudió al despacho del presidente de Air Madrid convocado por él en calidad de experto en comunicación de empresas, igual que le llaman de otras sociedades, según él mismo subraya. Asegura que escuchó las dificultades que atravesaba la empresa, según su presidente, pero consideró que no se podía hacer nada desde el punto de vista profesional y se despidió de él con un apretón de manos.

Dicho lo anterior, fuentes consultadas por la Cadena SER sostienen que en esa reunión se convenció a Carrillo de que debería ser él quien cerrase la empresa, para adelantarse al Ministerio de Fomento y utilizarlo políticamente contra el Gobierno. Rodríguez ha defendido públicamente en varias ocasiones a la compañía aérea y en su televisión por Internet tiene colgado un vídeo en el que denuncia la desastrosa gestión de Fomento.