Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco España confirma que el Euribor subió en septiembre al 3,715%

En lo que va de octubre ha mantenido una tendencia alcista que le ha colocado en el 3,8%

El Banco de España confirmó hoy que el Euribor, el principal indicador para fijar el precio de las hipotecas, se situó en septiembre en el 3,715%, el nivel más alto desde junio de 2002, tras encadenar doce subidas mensuales consecutivas.

Además, el Euribor ha registrado su mayor subida interanual de los últimos seis años (1,496 puntos) hasta colocarse en el 3,715%, mientras que en lo que va de octubre ha mantenido una tendencia alcista que le ha colocado en el 3,8%. En opinión de los expertos consultados, esta tendencia indica que los mercados esperan que el Banco Central Europeo (BCE) elevará de nuevo los tipos de interés oficiales y los situará en el 3,5% antes que finalice el año.

El aumento registrado en septiembre supone que los titulares de una hipoteca de las que en España se consideran "medias" -de 120.000 euros y con un plazo de amortización de 20 años-, que tengan que revisar el tipo de interés en los próximos días verán encarecerse su cuota mensual en 89,7 euros, lo que en el conjunto del año representa una subida de casi 1.076,4 euros.

Seguirá subiendo

El Euribor a un año refleja las previsiones del mercado sobre la situación en que se encontrarán los tipos de interés en la eurozona dentro de doce meses, por lo que, a mayor número de subidas previstas a uno y otro lado del Atlántico, más se incrementa este indicador.

La mayoría de los expertos cree que el BCE subirá de nuevo los tipos de interés en diciembre y los situará en el 3,50%, lo que podría marcar el fin de los movimientos al alza que se han sucedido en los últimos meses y dar paso a una etapa de estabilidad que se extenderá durante todo 2007, si bien algunos analistas creen que pueden llegar al 3,75% a mediados del próximo año. También destacan que la moderación de precio del petróleo hace que las tensiones inflacionistas se relajen y, por lo tanto, la necesidad de encarecer el dinero sea menor.