Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush propone al jefe de sus asesores económicos para dirigir la Fed

Ben Bernanke, ex gobernador de la Reserva Federal, tiene que ser confirmado en el cargo por el Senado

Alan Greenspan se jubilará el 31 de enero tras más de 18 años como director de la política monetaria de Estados Unidos. El presidente George Bush ha anunciado esta tarde su apuesta para sucederle: el jefe de asesores económicos de la Casa Blanca, Ben Bernanke. Ahora, el Senado tiene que dar su veredicto y decir si aprueba la opción del presidente.

"Me honra anunciar hoy que propondré a Ben Bernanke para ser el próximo presidente de la Reserva Federal", dijo Bush en una ceremonia en la Casa Blanca.

Bernanke, gobernador de la Fed hasta abril, es bien conocido en Wall Street: está a favor de una política monetaria más transparente y de que se establezca un objetivo de inflación.

Tiene 51 años de edad y asumió la presidencia del Consejo de Consejeros Económicos en abril de este año, después de haber formado parte del Consejo de Gobernadores de la Fed durante dos.

Relevará a Greenspan, presidente del Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal y del Comité Abierto del Mercado. Greenspan es el principal responsable de la política monetaria de Estados Unidos y de los movimientos de los tipos de interés básicos de este país y del control de la inflación. Sus decisiones tienen repercusión en las economías de todo el mundo.

Un conservador sin amor por los trajes

El candidato a sustituir a Greenspan se licenció como el primero de su clase en la Universidad de Harvard en 1975 e hizo inmediatamente su doctorado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Es republicano y leal a sus padrinos.

Si el Senado confirma su nombramiento, Bernanke, de 52 años, pasará a ser, según muchos, el segundo hombre más importante del país. El primero, George W. Bush, desaparecerá de la escena política en 2008, pero el nuevo presidente de la Fed podría tener un impacto en la economía del país durante décadas, ya que puede ser reelegido cada cuatro años hasta su jubilación, como ha pasado con Greenspan.

Bernanke, que está casado y tiene dos hijos, es actualmente el principal asesor económico del presidente. "Bush tiende a escoger a personas que comparten su propia ideología", considera Joshua Stiles, de la empresa de investigación de Wall Street IdeaGlobal. "Bernanke es muy leal y republicano",según dice.

También ha pasado más de dos décadas de profesor en algunas de las mejores universidades del país y llegó a ser presidente del departamento de economía de Princeton.

Pero en 2002 no resistió la tentación de pasar de hablar de política económica a aplicarla en la Fed y comenzó a trabajar en el organismo.

En el discurso de principios de año, Bernanke señaló que la mayor desventaja de su nuevo empleo era tener que llevar traje, pero entendía que usar ropa incómoda a propósito es una forma de demostrar que uno se toma su trabajo seriamente. "Mi propuesta de que los gobernadores de la Fed deberían dar una señal de su compromiso con el servicio público mediante el uso de camisas hawaianas y pantalones cortos ha sido hasta ahora desoída", dijo entonces Bernanke.

Esta propuesta puede que fuese una señal de su confesada carencia de tablas políticas. "La suma de mi experiencia política consistió en dos mandatos en una junta escolar local (de la ciudad de Montgomery, Nueva Jersey), seis años agotadores en los que a los otros miembros y yo nos

pusieron verdes, unas veces padres enojados y otras contribuyentes enojados",ha contado en alguna ocasión Bernanke.

Esa imagen de falta de pasado político no es una desventaja para su imagen en Estados Unidos, sino una baza a su favor, ya que en Wall Street se considera que el presidente de la Reserva debe tomar sus decisiones basadas en consideraciones económica, no en intereses de partido.