Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el país de la UE en el que más rápido se vende un piso

Los inmuebles en Madrid resultan más caros que en otras capitales como Berlín, Roma o París

Pese al ritmo vertiginoso al que ha crecido el precio de la vivienda (un 17% en el segundo trimestre de este año) vender una casa en España sigue siendo relativamente fácil. Según el informe de la red de agencias inmobiliarias ERA El mercado europeo de las transacciones inmobiliarias, España es el país de Europa en el que más rápido se vende un piso. Un inmueble en nuestro país está en el mercado una media de 30 días, cinco veces menos que en Alemania (158), tres veces menos que en Gran Bretaña o Suecia (90) y menos de la mitad que en Holanda (65).

También es inferior al tiempo de venta en Austria (120 días), Bélgica (90), Finlandia (40), Francia (80), Grecia (90), Irlanda (60), Luxemburgo (90), Portugal (120), y Suiza (150). El dato es más sorprendente por cuanto el informe muestra que los precios de los pisos subieron en España un 95% desde 1995 hasta los primeros meses de 2003, y que una vivienda de 100 metros cuadrados costaba ya una media de 280.000 euros en ciudades como Madrid o Barcelona.

En Madrid, los precios están ya entre los más elevados de Europa, sólo por detrás de los registrados en Luxemburgo, Suiza, Gran Bretaña e Irlanda. Son más caros que en las capitales de países con un nivel de vida claramente superior, como Holanda (en cuya capital cuesta 230.000 euros un piso de 100 metros cuadrados), Suecia (247.126), Alemania (195.000), Austria (220.000), Bélgica (160.000), Francia (220.035), Portugal (160.000), Grecia (150.000) o Finlandia (179.000).

Agencias y notarios

Además, la compraventa en España a través de una agencia inmobiliarias supone en España una comisión del 5% del inmueble, sensiblemente mayor al 3,19% del promedio europeo. Estas comisiones no superan

el 2% en varios países (Grecia, Gran Bretaña, Irlanda y Holanda); en Alemania, Bélgica y Luxemburgo son del 3%, y sólo en Francia, con un 6%, son más altas que en España.

Otro aspecto negativo del mercado inmobiliario español son los altos costes de notarios, registros y papeleo asociado al préstamo hipotecario, que suman una cantidad equivalente al 7% del precio de la vivienda, frente a una media europea del 5,19%. De lo elevado de estos costes da idea el hecho de que sólo en Bélgica y Grecia son mayores (un 10% y un 11% del precio final de venta del piso, respectivamente) y que en Gran Bretaña suponen sólo un 1%, en Suecia el 1,5%, en Finlandia el 1,6% y en Suiza el 2%.

En España, el 82% de las viviendas son propiedad de quienes viven en ellas, un nivel sólo superado por Irlanda, con un 85%, si bien todos los socios comunitarios se mueven por encima del 50%, salvo Alemania y Suiza. No obstante, en España es donde viven más personas en cada casa, con una media de 3,3 personas por piso. El resto presentan las siguientes cifras: Austria (2,4), Bélgica (2,44), Finlandia (1,43), Francia (2,11), Alemania (2,44), Gran Bretaña (2,44), Grecia (2,3), Irlanda (2,12), Luxemburgo (2,67), Holanda (1,79), Portugal (2), Suecia (2,1) y Suiza (2,43).