Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cubierta para los sin techo

La calle Xilxes, un pasaje adyacente a Sanchis Bergón, junto al barrio del Carmen de Valencia, constituye un buen refugio para los necesitados que viven en la calle y quieren evitar los rigores del frío invernal. Media docena de personas duermen cada noche en este callejón, próximo a la Casa de la Caridad de Valencia, donde a menudo acuden a comer. Pero también recogen los alimentos que desechan los supermercados de la zona o los que pueden encontrar en algunos contenedores de basura.

No es el único dormitorio del entorno. A escasa distancia, junto al ambulatorio de la calle Guillem de Castro, pasan la noche otras seis personas con las mismas acuciantes necesidades.

Otro de los problemas que tienen es la ropa para vestirse y abrigarse. Antes de la crisis, según explica una de estas personas, era relativamente fácil acceder a ella a través de las parroquias o entidades benéficas. Ahora, sin embargo, la gente aprovecha más la ropa y ya no la entrega. Además, han proliferado las tiendas de ropa de segunda mano y la competencia es feroz. Son postales negras de Valencia que nadie quiere ver y que, a medida que se degrada la economía, se hacen más visibles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 2012