Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento anula el modelo de privatización de Barajas y El Prat

La entrada de capital privado en AENA también se aplaza

La ministra de Fomento, Ana Pastor, dio ayer la puntilla al plan de privatización de AENA Aeropuertos lanzado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al anunciar que no se seguirá adelante con el proceso que iba a culminar con la concesión de la gestión de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat. Siete consorcios pugnaban por la adjudicación, que les habría obligado a pagar a AENA un canon inicial de 5.300 millones de euros, además del 20% de la facturación anual de cada aeropuerto.

También queda en el aire la privatización de hasta el 49% del capital de AENA Aeropuertos -participada en un 100% por AENA-, como preveía el Ejecutivo socialista. La ministra popular aseguró que ambos procesos no son compatibles con el "nuevo modelo de gestión aeroportuaria", en el que su Ministerio empezó a trabajar el pasado fin de semana. "AENA es más el todo que la suma de las partes", declaró Pastor, y el valor de la empresa de infraestructuras aeroportuarias se vería disminuido si se disgrega la gestión de los dos principales aeropuertos españoles. El plan de privatización propuesto por el Gobierno de Zapatero pretendía promover la competencia entre Barajas y El Prat, objetivo que se aparta del modelo que esbozó ayer Pastor y que pasa por la creación de la "empresa número uno en el mundo" en el sector de la gestión aeroportuaria, capaz de competir con los grandes hubs europeos.

La situación de los mercados no ha sido ajena a la decisión de Fomento: "Podría provocar que se redujera el número de ofertas competitivas e incluso el precio a ofertar por ambas concesiones, lo que supondría una pérdida de imagen y de valor de activos, que sería irrecuperable", aseguró Pastor, que compareció flanqueada por el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Rafael Catalá, y el nuevo presidente de AENA, José Manuel Vargas. La propuesta de Fomento, añadió la ministra sin entrar en detalles, prevé "poner en valor AENA" y, más adelante, dar entrada en su accionariado al capital privado: "Creemos que no es el momento para que los activos de AENA, infravalorados, se pongan en el mercado". La ministra no especificó en qué situación quedan las 13 torres de control cuya gestión se adjudicó el pasado septiembre a empresas privadas (10 a Ferronats, filial de Ferrovial, y tres a Saerco). Pastor se limitó a señalar que ha pedido "un documento" sobre el estado del proceso y que se tomarán decisiones con arreglo a criterios, primero de seguridad y luego de eficiencia.

El anuncio de Fomento cayó mal en el Ayuntamiento de Barcelona, informa Camilo Baquero: "No es aceptable después de tantos años de reivindicaciones catalanas para poder tener un papel determinante en su gestión", declaró el tercer teniente de alcalde, Antoni Vives (CiU).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 2012