Reportaje:FÚTBOL | Primera jornada de Liga (aplazada en su día)

Las 'verdades' de Mourinho

El técnico del Madrid convoca a Pepe, dice que le cree, amenaza al que no lo haga y pregunta por qué nadie dudó de Busquets cuando negó insultos racistas a Marcelo

Dice José Mourinho que él no se esconde. Que tiene "un principio básico de vida" y que lo sigue a rajatabla. "Cuando las cosas están muy bien, me escondo más. Cuando las cosas están mal o cuando aparece un resultado negativo, vivo de un modo completamente diferente. El jueves [el día siguiente a la derrota copera contra el Barcelona], por ejemplo, fui a El Corte Inglés, al cine y a comer fuera. Acompañé a mi mujer a hacer sus cosas y fui a buscar a mis hijos al colegio. No me he escondido. Aquí estamos", dijo ayer el entrenador del Madrid.

Allí estaba, efectivamente, en la sala de prensa de Valdebebas. Pero se escondió escudándose en el pasado y negándose a contestar a las preguntas que no le gustaron. Muchas, sobre Pepe y su pisotón a Messi. Todas las veces que ha perdido un partido o una eliminatoria contra el Barça o que ha habido alguna polémica con alguno de sus jugadores se ha escudado Mourinho en algo. Algunas veces, en el azar; otras, en una supuesta conspiración de la UEFA y de los árbitros, y otras más, en el pasado. Como ayer, cuando recordó un asunto de hace nueve meses para defender a Pepe y poner en tela de juicio unos hechos cuyas imágenes hablan por sí solas.

Mourinho acusó hace tiempo a Alves y Messi de hacer teatro. Pepe lo hizo el miércoles. Se tiró un minuto en el suelo con las manos en la cara tras un choque con Cesc sin que este le tocara. Luego le soltó un pisotón a Messi en una mano cuando estaba en el suelo. Lo hizo mirando, no con la cabeza en otro sitio. Eso, al menos, muestra la grabación de Canal+.

Pepe dice que fue un acto involuntario, que jamás se le pasaría por la cabeza hacer daño a un compañero de profesión. Mourinho, que en agosto le metió un dedo en el ojo a Tito Vilanova, el segundo de Pep Guardiola, y se disculpó con una carta "solo ante el madridismo", le cree. A una pregunta de este periódico sobre en qué se basa para decir que el pisotón fue involuntario, contestó: "Si usted quiere llamar mentiroso a Pepe, hágalo, está en su pleno derecho, y después acepte las consecuencias". La semana pasada fue Cristiano Ronaldo: "El que lo toque tendrá un problema". Ayer fue el turno de Pepe.

Así respondió Mourinho a lo largo de la rueda de prensa a las preguntas sobre el central portugués, que ha entrado en la convocatoria para el partido de hoy contra el Athletic.

-Después de haber visto las imágenes, ¿cree que Pepe se merece un castigo?

-Para mí, el jugador ha hablado. Para mí, basta.

-¿Se está martirizando demasiado a Pepe?

-No quiero hablar.

-Siempre defendió futbolísticamente a Pepe. ¿Le ha decepcionado con estas actuaciones?

-No voy a responder. Estoy a vuestra disposición para hablar del partido.

-¿Cree que Pepe ha cumplido ya pidiendo disculpas?

-Sois muy pesados. Yo no quiero hablar más, pero la temporada pasada no os vi dudar de un jugador que había hecho un comentario racista y que después dijo que no lo había hecho

[no le nombra, pero se refiere a Busquets]. Vi a un entrenador

[no le nombra, pero se refiere a Guardiola] decir que confiaba plenamente en lo que había dicho su jugador y toda la gente creyó que era verdad. Incluso la UEFA, organismo máximo, dijo que sí, que era verdad. Ahora sale Pepe y dice que no es intencional y... Si alguno de vosotros piensa que es un mentiroso como su compañera de ahí atrás, pues que lo diga y que lo asuma.

-¿Cómo le ha afectado anímicamente a Pepe?

-¡Ya no sé de qué hablas tú! Si el jugador dice que no ha sido intencional, ¿de qué tiene que estar preocupado? Pregúntale a él, no me preguntes a mí.

Es una tarea difícil, ya que Mourinho, que controla toda la política de comunicación del Madrid, tiene prohibido a sus jugadores dar entrevistas y ruedas de prensa.

José Mourinho, en el banquillo del Real Madrid durante un partido de la Liga.
José Mourinho, en el banquillo del Real Madrid durante un partido de la Liga.DANIEL OCHOA DE OLZA (AP)

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de enero de 2012.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50