Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

Series pegadas al suelo

Los Globos dan de lado a ficciones exitosas como 'Justified' e 'Hijos de la anarquía'

Finiquitado el eco de los Globos de Oro y lejanos aún los Emmy (la otra cita marcada en rojo en el calendario de los premios televisivos), el universo catódico reflexiona ahora sobre tendencias, reconocimientos y -sobre todo- ausencias, en un movimiento tectónico que se repite después de cada gran ceremonia. En primer lugar, se certifica la falsedad de aquel tópico que reza que en ausencia de bonanza el público se agarra a la comedia. En ese terreno (el de la risa generalista), solo Modern family ha sorteado con elegancia la ola de mediocridad que ha barrido la parrilla, con medianías como Glee o series irregulares como The new girl tratando de sobrevivir a su propia sombra con esquemas algo caducos si no directamente agotados. En cambio, series como Louie, Parks and Recreation o Community siguen peleándose por aportar algo de materia gris al género con resultados desiguales. Mientras Louis CK (alma de Louie) se ha convertido en el hombre de moda y el ignorado del año, como certificaron los Globos (que ni siquiera le nominaron), Parks y Community lidian con audiencias mínimas pero de fidelidad contrastada y la industria parece guiñarles el ojo y darles una patada en el trasero al mismo tiempo, como si no supieran que hacer con ellas. En el drama, la solidez de Boardwalk Empire y, especialmente, de Breaking bad no les ha servido para conquistar a jueces y jurados, pero el público se ha rendido a ellos sin dudarlo. El protagonista de la última, Brian Cranston, parece seguir el mismo camino que antes recorrieron Idris Elba, Dominic West o Andre Royo, que tras cinco años de rozar el cielo con las manos (en The wire), pasaron por los Globos sin rascar ni oler nada parecido a un premio. Cranston, eso sí, ya tiene tres Emmy en su haber, lo que no es poca cosa. El razonamiento lleva a la gran pregunta que se hace la crítica estadounidense desde hace unos cuantos años: ¿qué tiene que hacer David Simon para que alguien reconozca su trabajo? Durante un lustro, la mencionada The wire fue sistemáticamente ignorada por los grandes eventos televisivos. Aquello no fue impedimento para que la serie fuera considerada la mejor de la historia e hizo pensar a algunos que quizás el reconocimiento llegaría después, con la perspectiva que otorgan las agujas del reloj. Treme, lo nuevo de Simon, es de lo mejorcito que puede verse ahora mismo en televisión. El reparto, los guiones, la dirección, Nueva Orleans... todo rayando a un impresionante nivel de excelencia y, sin embargo, cuando llega la ocasión no hay tutía: Simon parece molestar a los poderes fácticos, como si hubiera pisado algunos callos en los pies equivocados a lo largo de su carrera. No es que a Simon le importe mucho, pero sin duda al público sí: siete años de sequía absoluta son muchos años, incluso para un genio como él.

¿Qué debe hacer el creador de 'The wire' para ser recompensado?

El nuevo año también certifica que la apetencia del público por los shows con malos-buenos (y viceversa) sigue intacta, como constatan Hijos de la anarquía y Justified. Ambas gozan del favor (y el fervor) de la audiencia, pero desaparecen en cuanto alguien se sube a un estrado a dar un premio. Los Hijos, por culpa de un jefe bocazas, ya que su creador, Kurt Sutter, es uno de los tipos con menos tacto de Hollywood y basta con seguirle en Twitter para darse cuenta de ello; Justified porque -inexplicablemente- arrastra el estigma de "serie menor" que algunos se empeñaron en asignarle en su primera temporada.

Por último, se advierte que el término de culto se fue a la tumba con Perdidos. Todos los intentos por seguir el rastro del fenómeno se han quedado en agua de borrajas, la gente no está ahora para misticismos (ni caros, ni baratos) y prefieren agarrarse a los humanos: esos seres que caminan a dos patas, se meten en infinidad de líos, engañan, roban, trafican, estafan, matan y -a veces- hasta sonríen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012