Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer paso para reducir los organismos reguladores

El Gobierno ha acordado crear un grupo de trabajo para que en "breve plazo" presente una reforma integral de los organismos reguladores para "simplificar al máximo su número" y crear una estructura "muy austera". En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, explicó ayer que el grupo lo integrarán los Ministerios de Economía, Hacienda, Fomento y Sanidad. La reforma, según explicó, se hará siguiendo tres principios esenciales: austeridad, neutralidad y profesionalidad, y eficacia.

Según la vicepresidenta, durante el Gobierno socialista se ha producido una proliferación de organismos reguladores con competencias que se solapan y que suponen la multiplicación de estructuras, dado que cada organismo cuenta con equipo directivo propio y medios materiales y humanos.

Cuatro comisiones

En este sentido, recordó la vicepresidenta que la ley de economía sostenible fijó cuatro organismos reguladores: la Comisión Nacional de la Energía (CNE), la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y la Comisión Nacional del Sector Postal. Posteriormente, señaló, se crearon el Comité Nacional del Transporte, la Comisión Nacional del Juego y la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria.

En opinión del Gobierno, es necesario reformar esta estructura para devolver la confianza a los operadores y a los consumidores en sectores clave de la economía. El PP ha barajado la idea de dar un mayor poder a Competencia y situar bajo su paraguas a los reguladores sectoriales.

El Ejecutivo pretende garantizar la profesionalidad de los integrantes de los organismos, incidiendo en su neutralidad y "verdadera" independencia, de forma que tengan una trayectoria contrastada sin ninguna incompatibilidad en el sector y estén sometidos al control del Parlamento.

Como ejemplo, Sáenz de Santamaría detalló que, si finalmente no se crea el Consejo de Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA), se ahorrarán siete millones de euros, según el presupuesto previsto por el anterior Gobierno para 2012. Este es solo uno de los organismos que están en el punto de mira del Gobierno. El PP ya dijo en su programa que impulsaría un organismo regulador convergente en materia de telecomunicaciones y audiovisual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012