Reportaje:

Una aventura solidaria

Un motoclub de L'Alcúdia busca patrocinador para continuar con su proyecto de repartir mochilas con ayuda en Marruecos

Lo que empezó como una aventura para recorrer Marruecos en motos de campo devino en una experiencia solidaria. Fue algo imprevisto, como tantas cosas en la vida, que no contemplaba el viaje inicial pensado para la mera distracción, pero sabían que ya no podrían regresar sin transportar ropa, zapatos, juguetes o material escolar.

"Realmente ves cosas que te hacen llorar con solo recordarlo, porque ves a niños descalzos en un erial, que corren detrás de nosotros y ríen para que les des un caramelo. No puedes entender esa realidad tan dura: a un día de viaje y a casi 100 años de tiempo", explica sobrecogido Ricard Boronat, presidente del motoclub Tràfec3 de L'Alcúdia, promotor del proyecto Motxilles solidàries, por el que cada año viajan a Marruecos para practicar su deporte predilecto, al tiempo que desarrollan esta acción humanitaria consistente en repartir entre los marroquíes los útiles recogidos a lo largo del año.

Aprovechan el viaje para llevar ropa y enseres
"No tienen nada y te lo dan todo", afirma Ricard Boronat

Hace cuatro años comenzaron esta iniciativa con una veintena de mochilas y el año pasado repartieron 350. La capacidad de transportar la carga en moto -la mayoría de las que utilizan son de cuatro ruedas- es limitada, pero por este medio se puede llevar a terrenos muy inaccesibles. Utilizan las mochilas porque son cómodas de manejar y no son fungibles: se aprovecha continente y contenido.

A menos de dos semanas del viaje -tienen previsto realizarlo del 26 de noviembre al 7 de diciembre-, acumulan la ayuda recogida en el motoclub porque no han encontrado patrocinador que financie las mochilas. Tampoco hay ayuda para el transporte del material. En tiempos de crisis, el mayor obstáculo en el camino no son los cerca de 3.000 kilómetros de naturaleza salvaje que atraviesan, sino la ausencia de mecenas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El reportero gráfico Josep Oliver, que participa desde hace tres años, insiste en que irán igual. Subraya que cada uno se financia su viaje, unos 1.000 euros, y que la expedición de este año, compuesta por 30 personas, se plantea aportar dinero para financiar las mochilas. Pero no podrán hacer tantas, ni tampoco transportar todo el material recogido, como cuando contaban con patrocinadores. "Es una pena porque pretendíamos que esto creciera, y no hacer 350, sino 1.000, y que otros clubes que vayan a Marruecos aprovechen nuestras mochilas para acercar la ayuda".

A sus 57 años, Boronat guarda en su otra mochila, la personal, muchos recuerdos. Como cuando regresó a una aldea en búsqueda de una familia para entregar la fotografía de uno de sus nietos en agradecimiento por la hospitalidad con la que los habían tratado. Sabía que la posibilidad de que tuvieran una imagen del pequeño era muy remota y acertó: "No tienen nada y te lo dan todo. Todo el que va aprende esta lección".

Miembros de la expedición del motoclub de L'Alcúdia, en el viaje del año pasado.
Miembros de la expedición del motoclub de L'Alcúdia, en el viaje del año pasado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS