Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2011 | Los mítines

La alternativa a 'las dos derechas'

IU contiene la euforia ante las encuestas - Lara se centra en los cabreados del PSOE: "Los votos de los nuestros y de los que aún no saben que son nuestros"

Cayo Lara, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, acudió ayer a Valencia espoleado por los sondeos electorales que otorgan a la coalición de izquierdas un porcentaje de votos que doblaría sus resultados de las últimas elecciones generales. Pero no se mostró satisfecho, sino empeñado en arañar hasta el último voto entre los socialistas desencantados: "Todavía tenemos que vencer a las encuestas, con los votos de los nuestros y de los que todavía no saben que son de los nuestros".

Lara aleccionó a un millar largo de militantes, en uno de los mítines más multitudinarios de la campaña: "Muchos ciudadanos, les oiréis por la calle, creen que la derecha nos va a sacar de una crisis que ha creado la izquierda, pero eso no es cierto. El Gobierno del PSOE ha hecho políticas de derechas, es la derecha la que ha creado la crisis, por eso Izquierda Unida es la única alternativa real".

"Construyamos el socialismo del siglo XXI, que todavía no sabemos qué es"

Más aún, el candidato de IU reivindicó ante "todos aquellos que dudan si quedarse en casa o votar al PP" la "trayectoria profundamente democrática" de la coalición de izquierdas y esgrimió "una mochila" repleta de combates contra la dictadura y en favor de todo tipo de libertades. Lara planteó sin ningún complejo la necesidad de forjar "el socialismo del siglo XXI". "Algo que todavía no sabemos muy bien lo que es, pero que tenemos que construir juntos", aclaró.

La presencia en Valencia de Mariano Rajoy, candidato a la presidencia del Gobierno por el PP, en un acto paralelo en la plaza de toros, dio pie a Lara para arremeter contra 16 años de gestión del PP al frente de la Generalitat valenciana. "Supongo que se estarán riendo de los trajes", dijo -en alusión al juicio que afronta el expresidente Francisco Camps el 12 de diciembre por haber recibido supuestamente regalos de la trama corrupta Gürtel-; "de los aeropuertos sin aviones" -el nuevo aeropuerto de Castellón, inaugurado en marzo pasado pero que todavía no ha recibido un solo vuelo-; o "de los vertederos", una mención a la supuesta adjudicación amañada de la gestión de las basuras en la Vega Baja de Alicante que se investiga en el caso Gürtel.

También pidió un premio para el dibujante Peridis por "el mejor retrato de Rajoy: sentado en una palmera y fumándose un puro sin tener que hacer nada para ganar las elecciones". Y no desenfocó en ningún momento su objetivo: una identificación estricta entre las dos derechas, la que representa el PP y la que, según Lara, destila la reciente gestión del PSOE al dictado de "los bancos y los mercados".

"Unas manos aparentemente invisibles han impuesto un nuevo primer ministro en Italia, un Gobierno de concentración en Grecia y un cambio de la Constitución en España. Es la dictadura de los mercados", lamentó Lara. Y aderezó: "Dicen que la crisis viene de fuera, pero aquí ha contribuido mucho un Gobierno que no ha cumplido su función".

Frente a supuestas imposiciones, Lara ofreció la "insobornable dignidad" de Izquierda Unida para "plantar cara sin ningún miedo a los ricos" y se comprometió a fomentar la solidaridad y no abonar la desconfianza.

Entre banderas republicanas y gritos de "¡no pasarán!", Lara aseguró que "la crisis es una estafa" diseñada para que tanto el PP como el PSOE se vean abocados a jugar el mismo papel al frente del Gobierno, a ser protagonistas de una mala película titulada "los recortadores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2011